21 November 2017
 
  •  

    Tribunal Interdiocesano

    Dirección:
    Calle 10 N. 1-111 Ibague - Tolima Colombia
    Teléfono: +57(8) 2610495
    Móvil: 3107745129
    tribunalibague@gmail.com

  •  
    Nombre:
  •  
    E-mail:
  •  
    Mensaje
  •  

  •  

11 de Julio 2017   Carta Apostólica en forma de Motu Proprio. “maiorem hac dilectionem” Sobre el ofrecimiento de la vida. Papa Francisco. "Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos" (Juan 15, 13). Son dignos de consideración y honor especial  aquellos cristianos que, siguiendo más de cerca los pasos y las enseñanzas del Señor Jesús, han ofrecido voluntaria y libremente su vida por los demás y perseverado hasta la muerte en este propósito.

28 de diciembre 2016.  Carta del papa Francisco a los obispos. Dolor por los pecados cometidos contra los niños. “Cero tolerancia”. “Querido hermano: Hoy, día de los Santos Inocentes, mientras continúan resonando en nuestros corazones las palabras del ángel a los pastores: «Les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: Hoy, en la ciudad de David, ha nacido un Salvador» (Lc 2,10-11), siento la necesidad de escribirte.

CARTA APOSTÓLICA DEL PAPA FRANCISCO

AL CONCLUIR EL JUBILEO DE LA MISERICORDIA

Misericordia et Misera.  20 de noviembre 2016 

Misericordia et misera son las dos palabras que san Agustín usa para comentar el encuentro entre Jesús y la adúltera (cf. Jn 8,1-11). No podía encontrar una expresión más bella y coherente que esta para hacer comprender el misterio del amor de Dios cuando viene al encuentro del pecador: «Quedaron sólo ellos dos: la miserable y la misericordia».

25 de Octubre 2016.  Ad resurgendum cum Christo. Sagrada congregación la para doctrina de la Fe Instrucción sobre sepultura de difuntos y conservación de cenizas tras cremación.  1: Para resucitar con Cristo, es necesario morir con Cristo, es necesario «dejar este cuerpo para ir a morar cerca del Señor» (2 Co 5, 8). Con la Instrucción Piam et constantem del 5 de julio de 1963, el entonces Santo Oficio, estableció que «la Iglesia aconseja vivamente la piadosa costumbre de sepultar el cadáver de los difuntos», pero agregó que la cremación no es «contraria a ninguna verdad natural o sobrenatural»