17 October 2019
 
  •  

    Tribunal Interdiocesano

    Dirección:
    Calle 10 N. 1-111 Ibague - Tolima Colombia
    Teléfono: +57(8) 2610495
    Móvil: 3107745129
    tribunalibague@gmail.com

  •  
    Nombre:
  •  
    E-mail:
  •  
    Mensaje
  •  

  •  

                Autor:  Pbro. Dr. Alejandro W. Bunge. Los Vicarios generales y episcopales (cánones. 475-481)

                Vamos a plantearnos primero el problema de la naturaleza jurídica de estos oficios Vicarios, y en un segundo momento abordaremos el discernimiento de la potestad que les corresponde, ya sea por la naturaleza misma de su oficio, o por especiales concesiones o delegaciones del Obispo diocesano.

 Su naturaleza jurídica   Analizamos, en primer lugar, la naturaleza jurídica común a los oficios del Vicario general y el Vicario episcopal, aunque sin dejar de tener en cuenta, como veremos más adelante, que su origen está muy distanciado en el tiempo (el primero existe ya desde el siglo XII, mientras que el segundo es una creación del Concilio Vaticano II). Después nos detendremos a analizar la naturaleza jurídica propia de cada uno de estos oficios Vicarios, que lo distingue del otro, y justifica su existencia.

Autor: Padre, Pedro María Reyes Vizcaíno.

La Iglesia ha organizado un sistema jerarquizado de tribunales, que garantizan la defensa de los derechos del fiel.

Los grados de los tribunales eclesiásticos

                El derecho canónico prevé distintos grados de tribunales, y ordena una jerarquía entre ellos. El sentido de crear una jerarquía de jueces y tribunales es el de garantizar la mejor defensa de los derechos del fiel. Es norma común de los ordenamientos jurídicos la creación de tribunales en grados distintos, de modo que se pueda organizar un sistema de apelación y revisión de las sentencias y demás decisiones judiciales. En este artículo se explican, sucintamente, los grados de tribunales eclesiásticos °°°

Cisma, Herejía y Apostasía.

Autor: Pedro María Reyes Vizcaíno

                La Iglesia se sabe depositaria de un cuerpo doctrinal entregado por Jesucristo para la salvación de los hombres. Es el llamado depósito de fe. Es función de la Iglesia defender la integridad del depósito de fe, para lo cual cuenta con la indefectibilidad prometida por el Señor (cf. Mt 16, 18; 28, 20). Por ello uno de los elemento de esta función de la Iglesia consiste en señalar aquello que no está incluido en el depósito de la de.

                La Iglesia, además, tiene la misión de difundir el depósito de la fe entre los hombres, para lo cual es consciente de que la verdad que la Iglesia enseña se propone, no se impone, o como dice el Concilio Vaticano II, «la verdad no se impone de otra manera, sino por la fuerza de la misma verdad, que penetra suave y fuertemente en las almas»  (Declaración Dignitatis humanae, n. 1).

Los divorciados y vueltos a casar.  fuente:  iuscanonicum

                Joseph Ratzinger.   En 1998 el cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe, introdujo el volumen titulado “Sulla pastorale dei divorziati risposati” (“Sobre la pastoral de los divorciados y vueltos a casar”), publicado por la Libreria Editrice Vaticana en una colección del dicasterio (“Documenti e Studi”, 17). Por la actualidad y la amplitud de miras de este escrito poco conocido, proponemos su tercera parte, con el añadido de tres notas. El texto fue publicado el 1º de dciembre de 2011 en la web de L'Osservatore Romano (www.osservatoreromano.va) en lengua italiana, así como en español, inglés, francés, portugués y alemán1.

                La Carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre de la recepción de la Comunión eucarística por parte de los files divorciados y vueltos a casar, del 14 de septiembre de 1994, ha tenido eco vivaz en diversos lugares de la Iglesia. Junto a muchas reacciones positivas también se han oído no pocas voces críticas. Las objeciones esenciales contra la doctrina y la praxis de la Iglesia se presentan a continuación en modo simplificado.