1 February 2023
 

SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Enero 15 de 2023

 Entrada: Cada domingo los cristianos de todo el mundo nos reunimos para invocar el nombre de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador. Él se encarnó de María la Virgen, se manifestó a Israel y fue señalado por san Juan Bautista como Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Celebremos esta Eucaristía con la mirada puesta en Jesucristo, nuestro Salvador, orando por el éxito del retiro espiritual de los sacerdotes de la arquidiócesis.

 Lecturas: Las lecturas de hoy nos ayudan a centrar nuestra atención en la persona de Jesús, el Enviado y Mesías, anunciado por los profetas y ahora presentado por Juan Bautista, como el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Escuchemos con atención.

 Ofrendas: «Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad», hemos clamado con el salmista. Con el pan y el vino ofrezcamos nuestra vida al Señor, para que en ella se haga su voluntad y no la nuestra.

 Comunión: Jesús vino a nosotros para quitar el pecado del mundo. Con un corazón digno de recibirle, acerquémonos a comulgar.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

Queridos hermanos: Sabiendo que el Cordero de Dios escucha nuestras súplicas, dirijamos con humildad a Él nuestras oraciones. Unámonos, diciendo: Muéstranos, Señor, tu misericordia.

 1.    Por el pueblo santo de Dios, para que manifieste la fidelidad al mensaje evangélico viviendo el amor hacia los enemigos y la solidaridad con todos. Oremos.

2.    Por nuestro arzobispo y sus sacerdotes, que el retiro espiritual que vivirán esta semana, sea un tiempo de gracia para renovar su compromiso de entrega y fidelidad. Oremos.

3.    Por los pueblos de la tierra, para que la acción del Espíritu Santo suscite apóstoles como San Pablo, que lleven a toda lengua y cultura el anuncio del Evangelio de salvación. Oremos.

4.    Por las familias que están divididas y las que se han destruido por la migración de algunos de sus miembros, para que, siguiendo las huellas del Cordero, puedan descubrir el sentido cristiano de la vida y nunca duden de la misericordia del Padre. Oremos. 

5.    Por nosotros: para que la llamada del Señor resuene profundamente en nuestro espíritu y nos disponga a una conversión sincera. Oremos.

Padre todopoderoso, escucha nuestras oraciones y, con la fuerza  de tu Espíritu, afianza en nosotros la gracia del Bautismo, para que toda nuestra vida manifieste el mensaje alegre del Evangelio. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

DOMINGO DE LA PALABRA DE DIOS

Enero 22 de 2023

 Entrada: Hoy celebramos en toda la Iglesia el “Domingo de la Palabra de Dios”. Esta celebración recuerda a todo el Pueblo de Dios y a las personas de buena voluntad, la importancia y el valor de la Sagrada Escritura para la vida cristiana; Sintámonos llamados por Jesús a la conversión, como los primeros discípulos de Jesús a la orilla del lago. Dispongámonos para celebrar activa, consciente y fructuosamente nuestro encuentro con la Palabra en esta eucaristía dominical.

 Lecturas: Por medio de las lecturas bíblicas proclamadas en la liturgia, Dios habla a su pueblo y Cristo mismo anuncia su Evangelio; Cristo es el centro y la plenitud de toda la Escritura: Antiguo y Nuevo Testamento. La escucha del Evangelio, se caracteriza por una particular veneración, expresada en los gestos y en las aclamaciones. Escuchemos con atención.

 Ofrendas: Dios espera de nosotros una entrega de nuestra vida al servicio de su Hijo Jesús. Que nuestra ofrenda sea muy sincera, de tal forma que podamos decir: Aquí estamos para hacer tu voluntad.

 Comunión: ¿Queremos quedarnos siempre con Jesús? Si esto es así, no tenemos otra alternativa que comulgar con su Cuerpo y con su Sangre. Acerquémonos debidamente preparados.

 ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: Oremos con confianza a nuestro Padre, que nos habla a través de su palabra. Pidámosle que su palabra se haga vida en nuestros corazones y en nuestras obras. Y digámosle: Padre, escucha nuestra plegaria.

 1.    Para que, iluminados por la Palabra de Dios y unidos en la oración, podamos discernir la voluntad de Dios y seguir los caminos a los que él nos llama, hacia una comunión más profunda, una participación más plena y una mayor apertura para cumplir nuestra misión en el mundo. Roguemos al Señor.

2.    Por quienes colaboramos en las tareas de la evangelización, en las celebraciones litúrgicas y en el servicio caritativo-social, para que trabajemos confiadamente por la animación bíblica de todas nuestras actividades. Roguemos al Señor.

3.    Para que, alentados por la Palabra de Dios, recemos siempre y sin desfallecer por la unidad de todos los cristianos y se nos conceda el don de la comunión plena. Roguemos al Señor.

4.    Para que, acogiendo lo que transmitieron los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la palabra, conozcamos la solidez de las enseñanzas que hemos recibido. Roguemos al Señor.

 Dios Padre de misericordia, que tu palabra descienda sobre nosotros y sepamos escucharla y acogerla para que produzca frutos abundantes en nuestra vida. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

CUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Enero 29 de 2023

Entrada: Bienvenidos hermanos a la casa del Señor. Estamos ya en el cuarto domingo del tiempo ordinario, al que bien podríamos llamar «Domingo de las bienaventuranzas», pues ahora Jesús comienza el sermón en la montaña, del que estaremos escuchando parte en los siguientes domingos. Vivamos la Eucaristía con una participación activa y consciente.

 Lecturas: La opción preferencial de Dios por el pobre y el humilde, resaltan hoy en la palabra que escucharemos, desde la primera lectura hasta el evangelio. Como los discípulos en la montaña se dispusieron a escuchar el sermón de Jesús, nos preparamos con mucha atención también nosotros a escuchar la palabra que hoy nos será dirigida.

 Ofrendas: Junto a las ofrendas del Pan y el Vino, que serán convertidos en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, presentemos las necesidades de toda esta comunidad.

 Comunión: «Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios», nos ha dicho el evangelio de hoy. Con un corazón limpio y dispuesto, acerquémonos a recibir el Cuerpo del Señor.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

Queridos hermanos, haciendo nuestros los anhelos y esperanzas de todos los hombres, y uniéndonos a toda la Iglesia, presentemos nuestras plegarias a Dios diciendo: Venga tu Reino, Señor.

 1.    Por la Iglesia, para que sepa vivir con pobreza de espíritu y así descubra la verdadera riqueza, que es Dios. Oremos.

2.    Por el Papa, los obispos y los sacerdotes, para que, al intentar vivir con la Iglesia las bienaventuranzas del Reino, Dios les llene de su sabiduría y de su felicidad. Oremos.

3.    Por los que gobiernan las naciones, especialmente  por los de nuestro país, para que, renunciando a sus intereses personales, trabajen con entusiasmo y honradez por lograr el bien común. Oremos.

4.    Por los más necesitados de nuestra sociedad, especialmente los pobres,  los cautivos, los hambrientos y los que buscan la felicidad y aún no la encuentran, para que Dios, en su infinita misericordia, se haga presente en medio de ellos y les brinde su auxilio. Oremos.

5.    Por esta asamblea eucarística, para que Jesús, hecho alimento para nuestras vidas, nos transforme interiormente y nos haga gustar el secreto de la verdadera felicidad Oremos.

 Padre, lleno de ternura, recibe complacido la oración de tu Iglesia congregada en el día de la resurrección. Por Jesucristo, nuestro Señor.

  

FIESTA DE LA PRESENTACION DEL SEÑOR

Febrero 2 de 2023

 Entrada: Hoy celebramos la Fiesta de la Presentación del Señor: cuarenta días después de nacido, Jesús fue llevado al templo por María y José, un acontecimiento con el que cumplen la ley de Moisés y se convierte en un encuentro con el pueblo creyente y gozoso, manifestándose así como luz para alumbrar a las naciones y gloria de su pueblo, Israel. Hoy también celebramos la Jornada de la Vida Consagrada. Dispongamos nuestro corazón para participar en esta Eucaristía y dejarnos alimentar por el sacramento del amor, que nos haga testigos de la luz de Cristo en el mundo.

 Lecturas: A la luz del Evangelio, que reconstruye el evento de la Presentacion de Jesús en el templo, las lecturas previas nos recuerdan que ese niño es la luz que rompe la oscuridad y que hace de cada uno de nosotros mensajeros y testigos de la luz.

 Ofrendas: Como María presentó a Jesús al templo, nosotros llevemos las ofrendas de pan y vino, junto con nuestras ilusiones y esperanzas.

 Comunión: Cristo, que hoy es presentado en el templo, en esta Santa Misa se nos ofrece para ser nuestra luz y alimento que nos da vida eterna. Acerquémonos a comulgar con fe.

 ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: Presentemos al Señor nuestras súplicas, en medio de tu templo que somos nosotros. Oremos diciendo: Escucha, Señor, nuestra oración.

 1.    Por la Iglesia, para que sea signo de esperanza para todos los hombres que buscan la paz y la verdad. Oremos.

2.    Por todos los religiosos y religiosas que han consagrado  su vida al servicio del Evangelio y de sus hermanos, para que sigan irradiando la luz de Cristo con su vida y su testimonio. Oremos.

3.    Por los que gobiernan las naciones, para que, guiados e iluminados por la luz de Cristo, muestren a los hombres el camino del progreso y la prosperidad para todos. Oremos.

4.    Por los más necesitados, para que encuentren en Cristo la fuerza para seguir luchando por una vida más justa. Oremos.

5.    Por todos nosotros, para que tengamos los ojos atentos para reconocer al Señor en los hermanos, y manos dispuestas para dar testimonio de Él y a servirlo en todos los ámbitos de nuestra vida. Oremos.

 Escucha benévolo, Padre de bondad, las peticiones que tus hijos te dirigen confiados, por Jesucristo, nuestro Señor.

 

QUINTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Febrero 5 de 2023

Entrada: Queridos hermanos, nos preparamos en torno al altar para compartir juntos el Banquete del Señor, en el quinto domingo del tiempo ordinario. En esta y otras celebraciones, estamos acostumbrados al simbolismo de la luz. Hoy tenemos velas encendidas en el altar y en el Santísimo. La liturgia de este domingo nos recuerda que es la persona del creyente la que tiene que ser luz para los demás. Celebremos con alegría y fe.

 Lecturas: No necesitamos ser perfectos para ser sal de la tierra y luz del mundo. San Pablo nos recuerda que es Dios quien realiza su obra a través de nosotros. Dispongámonos a escuchar con fe la Palabra que va a ser proclamada.

 Ofrendas: Con el pan y el vino, presentemos al señor las intenciones de los más necesitados de nuestra sociedad, para que en su mesa también haya pan.

 Comunión: Cristo, que hoy nos invita a compartir con los más necesitados, se nos ofrece en el banquete eucarístico. Acerquémonos a recibirle.

 ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: el Señor nos invita a ser sal de la tierra y luz del mundo, escucha al que le suplica con confianza; por eso invoquémosle con fe diciendo todos: Escúchanos, Padre de bondad.

 1.    Por nuestra Santa Madre Iglesia, para que sea luz que ilumine a todos los pueblos y que nunca se desentienda de las preocupaciones de los hombres y les transmita la esperanza, la alegría y la paz. Oremos

2.    Por  los gobernantes de las naciones, para que luchen por la igualdad de oportunidades en el mundo, de tal manera que los países ricos busquen caminos de ayuda a los pueblos más necesitados, promoviendo el desarrollo internacional. Oremos.

3.    Por  los que sufren en el exilio, los que tienen hambre de pan y de paz y los que son tratados injustamente, para que descubran a Jesús crucificado y experimenten su ayuda y consuelo. Oremos.

4.    Por los que hemos escuchado este día el mensaje del Señor y participaremos del banquete eucarístico, para que descubramos el verdadero sabor de las cosas de Dios y lo manifestemos en nuestras relaciones interpersonales. Oremos.

 Desde lo hondo de nuestra tiniebla a ti te gritamos, Señor; escucha nuestra oración confiada. Por Jesucristo, nuestro Señor.

  

SEXTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Febrero 12 de 2023

Entrada: En la escuela de Jesús, que vamos siguiendo domingo tras domingo, aprendemos cuál es la mentalidad del Maestro que nos ha enviado Dios, comparada con la del Antiguo Testamento  y los maestros del tiempo de Jesús. Siguiendo el «sermón de la montaña», descubrimos cómo Jesús supera la Ley antigua, en una línea de mayor profundización y autenticidad. Vivamos este encuentro con Cristo, en la Eucaristía, abiertos a la novedad que hoy nos traer la presencia del Espíritu Santo.

 Lecturas: Las lecturas de hoy nos manifiestan la grandeza de la sabiduría de Dios que respeta la libertad del hombre respecto a cumplir o no cumplir sus mandatos. El que sigue la ley del Señor es dichoso, y Jesús se encarga de llevar a su plenitud la ley y los profetas. Con mucha atención, escuchemos la Palabra que va a ser proclamada.

 Ofrendas: Con el pan y el vino presentemos al Señor nuestro arrepentimiento y deseo de pedir perdón a quienes hemos ofendido.

 Comunión: «Dichoso el que camina en la voluntad del Señor», hemos dicho con el salmo de hoy.  Caminemos ahora a recibir al Señor en su cuerpo y su sangre, dispuestos a hacer su voluntad.

 ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos, Dios nos invita, hoy una vez más, a ofrecerle un culto sincero. Por eso, antes de presentar nuestra ofrenda en su altar, oremos para que nos bendiga y nos ayude a vivir con autenticidad nuestra fe. Digamos:  Señor, escucha nuestra oración.

 1.    Por nuestra Santa Madre, la Iglesia, para que manifieste al mundo la plenitud de la ley viviendo el amor, la comprensión y la acogida a todos los hombres de cualquier raza o condición. Oremos.

2.    Por los que gobiernan las naciones, especialmente los de nuestro país, para que el Espíritu Santo les asista con su sabiduría y puedan tomar decisiones sabias en favor de un orden social más justo y equitativo. Oremos.

3.    Por los que sufren en el mundo entero, especialmente por todos aquellos que padecen hambre y sed de justicia, para que encuentren respuesta en la ley del Señor, que prevalece para siempre. Oremos.

4.    Por esta asamblea, congregada en torno al altar del Señor, para que la celebración del memorial de nuestra salvación nos afiance en nuestra fe y nos ayude a cumplir la voluntad del Señor, antes que la nuestra, y a permanecer en su camino a pesar de las dificultades de la vida. Oremos.

 Señor, Dios omnipotente, graba en nosotros la Ley del amor y del perdón, para que seamos capaces de vivir conforme con el Evangelio de tu Hijo. El que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.

  

SEPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Febrero 19 de 2023

Entrada: En la liturgia de hoy, continuando con el “Sermón de la Montaña”, Jesús nos presenta su “nuevo mensaje” que es el mandamiento del amor, dándole una amplitud y una generosidad tales que hacen de este pasaje uno de los más característicos del cristianismo. Celebremos esta Eucaristía abiertos al amor de Dios y haciéndolo realidad en el amor al prójimo.

 Lecturas: El Evangelio es un código de santidad que tiene su fuente en el Padre del cielo y que Jesús enseñó por medio de palabras y, de manera perfecta, a través de sus obras. Escuchemos con atención.

 Ofrendas: Con las ofrendas del Pan y el Vino, presentemos al Señor nuestras oraciones por aquellos que nos persiguen o nos han hecho algún daño.

 Comunión: Con un corazón limpio acerquémonos a recibir a Jesús, que quiere morar en nosotros.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: Nosotros, que somos templo de Dios y morada del Espíritu Santo, oremos a Dios Padre por toda la humanidad, diciendo con fe: Bendice, Señor, a tu pueblo.

 1.    Para que el Señor proteja a su Iglesia y haga que su vida y mensaje renueven la esperanza de todos los hombres en la resurrección que Cristo nos mereció. Oremos.

2.    Para que todos los obispos en comunión con el Papa, proclamen la sabiduría del amor que no conoce la rivalidad, la mentira ni el engaño. Oremos.

3.    Para que los que administran los bienes de la producción y el poder lo hagan con justicia, y promuevan la transformación de nuestra sociedad a fin de que a nadie falte lo necesario para vivir con dignidad. Oremos.

4.    Para que los que sufren las consecuencias de las injusticias sociales, unidos a Cristo paciente, no desfallezcan sino que luchen por sus derechos. Oremos.

5.    Para que toda esta comunidad, con gozo celebremos en nuestra vida la dicha de ser discípulos del Señor y seamos capaces de amar a todos sin poner condiciones, como Jesús nos amó. Oremos.

 Señor, Dios nuestro, que nos concedes mucho más de lo que nos atrevemos a pedir y esperar, danos un corazón confiado y atento a las sorpresas de tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.