18 May 2024
 
  1. DIALOGO SOBRE EL MEDIO AMBIENTE EN LA POLITICA INTERNACIONAL: 164 – 175
  1. DIALOGO HACIA NUEVAS POLITICAS NACIONALES Y LOCALES: 176- 181
  1. DIALOGO Y TRANSPARENCIA EN LOS PROCESOS DECISIONALES: 182- 188
  1. POLITICA Y ECONOMIA EN DIALOGO PARA LA PLENITUD HUMANA: 189- 198
  1. LAS RELIGIONES EN EL DIALOGO CON LAS CIENCIAS: 199- 201
  1. DIALOGO SOBRE EL MEDIO AMBIENTE EN LA POLITICA INTERNACIONAL.

“Desde mediados del siglo pasado, y superando muchas dificultades, se ha ido afirmando la tendencia a concebir el planeta como patria y la humanidad como pueblo que habita una casa de todos…la interdependencia nos obliga a pensar en un solo mundo, en un proyecto común…proponiendo soluciones a partir de “ una perspectiva global y no sólo en defensa de intereses de algunos países…es indispensable un consenso mundial que nos lleve, por ejemplo, a programar una agricultura sostenible y diversificada, a desarrollar formas renovables y poco contaminantes de energía, a fomentar una mayor eficiencia energética, a promover una gestión más adecuada de los recursos forestales y marinos, a asegurar a todos el acceso al agua potable”. 164

“Sabemos que la tecnología basada en combustibles fósiles muy contaminantes – sobre todo el carbón, pero aún el petróleo y, en menor medida, el gas – necesita ser reemplazada progresivamente y sin demora. Mientras no haya un amplio desarrollo de energías renovables, que debería ya estar en marcha, es legítimo optar por lo menos malo o acudir a soluciones transitorias. Sin embargo, en la comunidad internacional no se logran acuerdos suficientes sobre la responsabilidad de quienes deben soportar los costos de la transición energética”.165

“El movimiento ecológico mundial ha hecho ya un largo recorrido, enriquecido por el esfuerzo de muchas organizaciones de la sociedad civil…gracias a tanta entrega, las cuestiones ambientales han estado cada vez más presentes en la agenda pública y se han convertido en una invitación constante a pensar a largo plazo…las Cumbres mundiales sobre el ambiente de los últimos años no respondieron a las expectativas porque, por falta de decisión política, no alcanzaron acuerdos ambientales globales realmente significativos y eficaces”. 166

La Encíclica destaca de la Cumbre de Río de Janeiro  1992, lo retomado de la Declaración de Estocolmo de 1.972: “consagró la cooperación internacional para cuidar el ecosistema de toda la tierra, la obligación por parte de quien contamina de hacerse cargo económicamente de ello, el deber de evaluar el impacto ambiental de toda obra o proyecto. Propuso el objetivo de estabilizar  las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera para revertir el calentamiento global. También elaboró una agenda con un programa de acción y un convenio sobre diversidad biológica, declaró principios en materia forestal” 167

“Como experiencias positivas se pueden mencionar, por ejemplo, el Convenio de Basilea sobre los desechos peligrosos, con un sistema de notificación, estándares y controles; también la Convención vinculante que regula el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestre, que incluye misiones de verificación del cumplimiento efectivo. Gracias a la Convención de Viena para la protección de la capa de ozono y su implementación mediante el Protocolo de Montreal y sus enmiendas, el problema del adelgazamiento de esa capa parece haber entrado en una fase de solución”. 168

“En el cuidado de la diversidad biológica y en lo relacionado con la desertificación, los avances han sido mucho menos significativos. En lo relacionado con el cambio climático, los avances son lamentablemente muy escasos. La reducción de gases de efecto invernadero requiere honestidad, valentía y responsabilidad, sobre todo de los países más poderosos y más contaminantes. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el desarrollo sostenible denominada Rio +20 (Río de Janeiro 2.012) emitió una extensa e ineficaz Declaración final…” 169

Se necesitan formas e instrumentos eficaces para una gobernanza global (175). “necesitamos un acuerdo sobre los regímenes de gobernanza global para toda la gama de llamados “bienes comunes globales”. 175

  1. DIALOGO HACIA NUEVAS POLITICAS NACIONALES Y LOCALES

“…Las cuestiones relacionadas con el ambiente y con el desarrollo económico ya no se pueden plantear solo desde las diferencias entre los países, sino que requieren prestar atención a las políticas nacionales y locales” 176

“En algunos lugares, se están desarrollando cooperativas para la explotación de energías renovables que permiten el autoabastecimiento local e incluso la venta de excedentes. Este sencillo ejemplo indica que, mientras el orden mundial existente se muestra impotente para asumir responsabilidades, la instancia local puede hacer una diferencia. Pues allí se puede generar una mayor responsabilidad, un fuerte sentido comunitario, una especial capacidad de cuidado y una creatividad más generosa, un entrañable amor a la propia tierra, así como se piensa en lo que se deja a los hijos y a los nietos…” 179

“Pero en los  ámbitos nacionales y locales siempre hay mucho por hacer, como promover las formas de ahorro de energía…También podemos mencionar una buena gestión del transporte o formas de construcción y de saneamiento de edificios que reduzcan  su consumo energético y su nivel de contaminación…Por otra parte, la acción política local puede orientarse a la modificación del consumo, al desarrollo de una economía de residuos y de reciclaje, a la protección de especies y a la programación de una agricultura diversificada con rotación de cultivos. Es posible alentar el mejoramiento agrícola de regiones pobres mediante inversiones en infraestructura rurales, en la organización del mercado local o nacional, en sistemas de riego. Se pueden facilitar formas  de cooperación o