27 November 2020
 

PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO

Noviembre 29 de 2020

 

Entrada: Con gozo cristiano, damos comienzo al nuevo año litúrgico con este Adviento. Jesús, el Hijo de Dios, que nos ama con amor inmenso, nos invita a abrir nuestro espíritu y a recibir la salvación que Él nos trae.  Paso a paso, durante estas semanas, intensificaremos el deseo de vivir unidos a Él, prepararemos sus caminos y oraremos para que su venida transforme a la Iglesia, a la humanidad entera y a todos y cada uno de nosotros.

 Corona de Adviento: Los cirios de la corona de Adviento nos marcarán, a lo largo de estas semanas, el camino de espera de la venida del Señor. Serán como la señal de nuestro deseo de recibirlo. Ahora pues, en nuestro camino hacia la Navidad, encenderemos el primer cirio, pidiendo al Señor Jesús que nos ilumine con su luz.

 (Mientras se enciende el cirio) Encendemos, Señor, esta luz, como aquél que permanece vigilando, en vela, esperando para salir el encuentro del Señor que viene. Muchas sombras nos envuelven. Muchos halagos nos adormecen En esta primera semana de Adviento, queremos estar atentos y preparados, como María, para acoger al mensajero que nos trae la mejor noticia, la más profunda y la alegría más verdadera. ¡Ven, Señor Jesús!

 Lecturas: Escuchemos con fe este mensaje que nos invita a permanecer en vela o en vigilancia ante la venida de Jesús.

 Ofrendas: Que mejor ofrenda que nuestra vida unida a la de Jesús, para vivir este nuevo tiempo con un gran sentido de esperanza cristiana.

 ComuniónIniciemos muy bien este tiempo de gracia que Dios nos regala entrando en comunión de sentimientos y de vida con Cristo.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

Queridos hermanos: Con la mirada puesta en la venida gloriosa de Jesús, oremos juntos al Padre del cielo, seguros de ser escuchados, diciendo: Padre misericordioso, escúchanos.

 1.    Que toda la Iglesia, junto con el Papa, los obispos, presbíteros, diáconos, religiosos y laicos, mantenga viva la esperanza en el regreso de Jesús durante toda su peregrinación por este mundo. 

2.    Que nuestros gobernantes pongan al servicio de cada una de las naciones los carismas que han recibido de Dios, y así sean cada vez mejores servidores de la humanidad.

3.    Que quienes se sienten agobiados por la enfermedad, la pobreza, la cárcel, el desplazamiento o por cualquier otro motivo, encuentren en Jesús una luz de esperanza que los llene de optimismo.

4.    Que al dar comienzo con este Adviento a un nuevo año litúrgico seamos capaces de mantenernos firmes hasta el final y así vivamos vigilantes esperando al dueño de nuestra vida.

 Dios y Señor nuestro, que nos ofreces un tiempo de gracia con este nuevo Adviento; haz que seamos escuchados por tu bondad y permanezcamos despiertos todos los días de nuestra vida. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO

Diciembre 6 de 2020

 Entrada: Sin preparación no podemos llegar a la gran fiesta del nacimiento de Jesús. Por eso, que se despierte en nosotros, por la celebración de esta eucaristía, el deseo de vivir a plenitud este Adviento. 

Corona de adviento: Los profetas mantenían encendida la esperanza de Israel y los pobres del mundo anhelan la liberación. En María se acumulan las esperanzas. Nosotros, como símbolo de la nueva justicia, encendemos estos dos cirios. Que cada uno de nosotros, Señor, sea tierra preparada, como María, para que aniden en ella y nos invada el Salvador. ¡Ven pronto, Señor! ¡Ven, Salvador!

 

Lecturas: Escuchemos la voz de Dios y así nos convenceremos de la necesidad de preparar el camino del Señor.

 Ofrendas: Una vida llevada con rectitud es la mejor ofrenda que podemos hacerle a Dios en esta etapa de preparación a la Navidad.

 Comunión: Con Cristo en nuestra vida estaremos seguros de vivir siempre preparados para cuando vuelva por segunda vez. Comulguemos.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: Con el corazón bien dispuesto, presentémosle a Dios nuestras peticiones en este tiempo de preparación al nacimiento del Señor, diciendo: Escúchanos, Señor.

 1.    Roguemos por la Iglesia y sus ministros ordenados, por los religiosos y los laicos. Que avancen por este mundo anhelando el cielo nuevo y la tierra nueva que Dios nos ofrece desde ya.

2.    Roguemos por quienes ejercen autoridad sobre los pueblos de la tierra. Que todo cuanto hagan por conseguir la paz sea una forma de preparar el camino del Señor que viene en la próxima Navidad.

3.    Roguemos por los ancianos, los moribundos y los agonizantes. Que sepan convertir cada instante de su vida en auténtica preparación para el encuentro definitivo con Dios.

4.    Roguemos por quienes celebramos esta eucaristía. Que olvidándonos de cuanto ha quedado atrás estemos dispuestos a lanzarnos hacia la meta última de nuestra vida.

 Dios misericordioso, mira bondadosamente a tus hijos y atiende sus ruegos, para que conscientemente preparados alcancen la salvación que les trae tu Hijo Jesucristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

 

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

Diciembre 8 de 2020

Entrada: Con toda la Iglesia veneremos con especial afecto a la Virgen María, bendecida por Dios desde su Concepción Inmaculada. Participemos llenos de alegría y celebremos con fe esta Eucaristía.

 Lecturas: Bendigamos a Dios por las obras grandes que Él ha hecho en la persona de María. Escuchemos atentamente.

 Ofrendas: Ofrezcámosle a Dios el propósito de continuar luchando contra el poder del mal que está a nuestro alrededor.

 

Comunión: Así como María supo acoger a Cristo en su mente y en su corazón antes de concebirlo, también nosotros acojámoslo ahora al comulgar.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES

 Queridos hermanos: Unidos a la Virgen María, en esta solemnidad de la Inmaculada Concepción, elevemos nuestras súplicas al Padre del cielo, diciendo: Por intercesión de María, escúchanos, Señor.

 

1.    Con toda la Iglesia católica, con sus ministros ordenados, religiosos y fieles laicos, pidamos la fuerza del Espíritu Santo para vencer el mal que nos asecha por todas partes.

2.    Con todos los encargados de la dirección de las naciones y de los pueblos en el mundo, pidamos la gracia de alcanzar la paz por los caminos de la justicia, la reconciliación y el perdón.

3.    Con todos aquellos que se han dejado dominar por el demonio y son esclavos de sus vicios y pecados, supliquemos la ayuda de Dios para vivir en la verdadera libertad de los hijos de Dios.

4.    Con toda esta comunidad que se alegra al celebrar la solemnidad de la Virgen María, roguemos por nosotros y por quienes no nos acompañan para confiar siempre en el amor de Dios.

 

Dios todopoderoso, que has hecho obras grandes en María, escucha las súplicas de tus hijos, y haz que podamos llegar juntos a la meta donde está Cristo, tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

   

TERCER DOMINGO DE ADVIENTO “GAUDETE”

Diciembre 13 de 2020

Entrada: El gozo cristiano caracteriza la celebración eucarística de este domingo, pues cada vez vemos más cercana la fiesta de la Navidad. Que esta sea la nota distintiva de hoy. Participemos con fe y alegría.

Corona de adviento: En Nazaret se rasgaron los cielos por la acogida de una mujer. Se anuncia la buena noticia: el Señor llega. Preparad los caminos, porque ya se acerca. Con su “hágase”, María despejó y preparó el camino al Señor. Cuando encendemos estos tres cirios, cada uno de nosotros quiere ser luz que refleje a la antorcha de la mañana. ¡Ven pronto, Señor! ¡Ven, Salvador!

 Lecturas: Desbordemos de alegría al escuchar este mensaje, pues el anuncio de la venida del Mesías aparece muy claro en las lecturas de este día.

 Ofrendas: Con Cristo hagámonos una sola ofrenda a Dios Padre. Presentémosle nuestras tristezas y problemas, y también nuestras alegrías.

 Comunión: El gozo del Señor tiene que ser siempre nuestra fortaleza. Comulguemos para hacer realidad esta verdad.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: llenos de alegría y confianza en el amor de Dios, que nos salva por medio de su Hijo, acudamos suplicantes a su bondad y presentémosle nuestras necesidades, diciendo: Ven a salvarnos, Señor

 1.    Para que la Iglesia extendida por todas partes, en comunión con el Papa, los Obispos, presbíteros, diáconos, los religiosos y laicos, exulte de alegría cuando llegue en su gloria Cristo, el Señor.

2.    Para que en las naciones del mundo, y principalmente en Colombia, continuemos recibiendo como regalo de Dios la paz que nos traerá su Hijo Jesús en la próxima Navidad.

3.    Para que se aleje del corazón de tantos hermanos nuestros la angustia, el desaliento, la enfermedad, la tristeza y, a cambio, reine la calma, el optimismo, la salud y la alegría.

4.    Para que esta celebración eucarística sea un anticipo de la reunión familiar en torno al pesebre, y así nos preparemos comunitariamente para recibir a Cristo, el Mesías y Salvador nuestro.

 

Dios misericordioso, con ánimo gozoso nos hemos dirigido a Ti; escucha nuestra humilde oración y concédenos recibir en abundancia la salvación que nos trae Cristo, tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

   

CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

Diciembre 20 de 2020

 Entrada: En el camino que nos conduce hacia la gran fiesta de la Navidad no vamos solos. Contamos con la compañía de la Virgen María y con ella nos preparamos mejor al celebrar esta Eucaristía. Participemos con fe.

 Corona de adviento: Al encender estos cuatro cirios, en el último domingo, pensamos en ella, la Virgen, tu Madre y nuestra madre. Nadie te esperó con más ansia, con más ternura, con más amor. Nadie te recibió con más alegría. Te sembraste en ella como el grano de trigo se siembra en el surco. En sus manos encontraste la cuna más hermosa. También nosotros queremos entregarnos así: en la fe, en el amor y en el trabajo de cada día. ¡Ven pronto, Señor! ¡Ven, a salvarnos!

 Lecturas: Desde ya rindamos adoración y tributemos gloria para siempre al Hijo que nacerá de las entrañas de la Virgen María. Escuchemos.

 Ofrendas: Recojamos en la patena y en el cáliz, al lado del pan y del vino, nuestra vida y el descanso de estos días en familia.

 Comunión: El Hijo del Altísimo se hace huésped de nuestra vida al recibirlo en esta comunión eucarística. A ejemplo de María; recibámoslo con fe.

 ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: Cantemos eternamente las misericordias del Señor y, en compañía de la Virgen María, oremos juntos en este tiempo de preparación a la venida de Jesús, diciendo: Escucha, Señor, nuestra oración.

 1.    Te pedimos por tu pueblo santo y los ministros ordenados, por las comunidades de vida consagrada y los fieles laicos. Que sepan esperar la venida de Jesús con los sentimientos de la Virgen María.

2.    Te pedimos por los responsables de los asuntos públicos en cada pueblo y nación. Que, según el modelo que tienen en la persona de María, sean, ante todo, servidores responsables y fieles.

3.    Te pedimos por las familias más necesitadas y por los niños que viven en pobreza. Que encuentren en la generosidad de sus hermanos la posibilidad de celebrar una Navidad en alegría.

4.    Te pedimos por nosotros, que avanzamos llenos de esperanza a la celebración del nacimiento de Jesús. Que estemos dispuestos a permitir que nazca en el pesebre de nuestro corazón.

 

Dios y Padre nuestro, atiende a tus hijos que confían en Ti, y por intercesión de María, concédele obtener cuanto te han pedido. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

 

 

 SOLEMNIDAD DEL NACIMIENTO DEL SEÑOR

Diciembre 25 de 2020

 Entrada: Celebramos llenos de fe y con verdadera alegría el Nacimiento de Jesús, nuestro Salvador. En ambiente de oración permitamos que este Niño habite entre nosotros.

 Liturgia de la Palabra.

 Misa de medianoche: El amor de Dios se hace visible en la persona de Cristo, el Hijo que Él nos envía y, a la vez, el Salvador de la humanidad. Escuchemos.

 Misa del Día: La Palabra, en definitiva, es Cristo Jesús que hoy ha nacido. Adorémoslo y contemplémoslo al escuchar este mensaje.

 Ofrendas: Que nuestro mejor homenaje a Jesucristo, en su nacimiento, sea una vida moderada, justa y religiosa.

 Comunión: Para que Cristo habite entre nosotros con toda su riqueza, abrámosle las puertas de nuestro corazón al comulgar con su Cuerpo.

 

 ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres. Oremos confiadamente diciendo: Dios con nosotros, escúchanos. 

1.    Que resuene efusivamente en la Iglesia universal, en el corazón de los ministros ordenados, en los religiosos y fieles laicos el himno del Gloria por esta paz que trae Cristo en esta nueva Navidad.

2.    Que en todos los habitantes de la tierra, dirigidos por sus gobernantes, se renueven los sentimientos de perdón y reconciliación y así se dé mayor fraternidad entre todos.

3.    Que con ocasión de esta solemne fiesta se llenen de alegría los atribulados y los tristes, de fortaleza los enfermos y decaídos, y de amor los que viven en soledad, pobreza y abandono.

4.    Que la Palabra de Dios, que es Cristo mismo entre nosotros, habite con toda su riqueza en quienes participamos de esta celebración eucarística y así desaparezcan las envidias y los odios. 

Dios de amor, Tú siempre nos llenas de regocijo cada año con la celebración del Nacimiento de tu Hijo. Atiende nuestra oración, y haz que recibamos en abundancia la salvación que nos ofreces. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

 

  

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA DE JESÚS, MARÍA Y JOSÉ

Diciembre 27 de 2020

 Entrada: Acerquémonos al pesebre de Belén y contemplemos en este domingo la Familia que se convierte en modelo y ejemplo de todas nuestras familias. Celebremos con fe y amor esta Eucaristía.

 Lecturas: Descubramos en esta Palabra los verdaderos sentimientos y las auténticas virtudes que deben caracterizar a toda familia humana.

 Ofrendas: Que la vida de los padres y de los hijos se haga una sola ofrenda que, en esta fiesta de la Sagrada Familia, sube hasta Dios.

 Comunión: Si nuestras familias se alimentaran con más frecuencia del pan eucarístico, sin duda tendrían vida en abundancia. Comulguemos.

 

 ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: Como elegidos de Dios y llamados por El a formar una sola familia, elevemos nuestras súplicas a nuestro Padre en esta fiesta de hoy, diciendo: Renueva nuestras familias, Señor.

 

1.    Por la santa Iglesia de Dios: para que en su interior y en las relaciones con el mundo dé la imagen de una verdadera familia que sabe amar, perdonar y valorar a cada persona.

2.    Por la familia, Iglesia doméstica: para que inspire a los cercanos y a los que están lejos esa confianza en la providencia que ayuda a acoger y a promover el don de la vida.

3.    Por los padres y los hijos: para que, a través de una comprensión profunda  y un diálogo reciproco, sepan construir una auténtica comunidad que crezca en la fe y en el amor. 

4.    Por nosotros, aquí reunidos: para que la Eucaristía que celebramos fomente en nosotros el espíritu de familia.

 Padre de todos nosotros, escucha la oración de tus hijos, y haz que, siguiendo el ejemplo de tu Sagrada Familia en la tierra, podamos contemplarte un día en la mansión del cielo. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

   

MISA DE ACCIÓN DE GRACIAS EN EL FIN DE AÑO

31 de diciembre de 2020

 Inicial: Queridos hermanos, sean bienvenidos a esta fiesta eucarística, en la cual agradecemos a Dios los bienes recibidos durante este año que termina marcado por la pandemia y también nos disponemos a estar abiertos a que su voluntad se cumpla en el año que iniciamos, pidiéndole al Señor que aleje de nosotros todo mal y fortalezca nuestra esperanza de un año mejor.

 Lecturas: El Señor fortalece nuestra fe con su palabra. Es para nosotros el mensaje de amor, paz y salvación que Dios nos dedica. Escuchemos con atención.

 Ofrendas: Llevamos hacia el altar los dones para la eucaristía. Con ellos ofrecemos al Señor la alegría y el compromiso de ser hijos suyos, participando con gozo de su compañía infinita.

 Comunión: La comunión nos hace uno con Cristo y con su misión. Vayamos con fe al encuentro del Señor que es para nosotros la guía y fortaleza que necesitamos nuestra lucha contra el pecado.

 

ORACION UNIVERSAL

 Queridos hermanos: presentémosle al Señor nuestra acción de gracias y a la vez nuestra súplica confiada al finalizar este año que su bondad nos ha concedido. Unámonos diciendo: Dios de misericordia, escúchanos.

 Por la Iglesia Universal, para que siga proclamando en todo momento y en todo tiempo, que Cristo Jesús, es el Señor, el Rey de Reyes, el Salvador.

  1. Por el mundo entero, para que en este nuevo año que se inicia, sea propicio para el acercamiento de todos los pueblos, sin distinción alguna y que se desplieguen por todas partes, las banderas de la paz, la justica y la verdad. 
  2. Por nuestra comunidad parroquial, para que juntos iniciemos, con optimismo y confianza el año venidero, y que con esfuerzo y fe, hagamos realidad los proyectos que la voluntad de Dios ponga en nuestras manos.
  3. Por todos los grupos de nuestra parroquia, para que siempre se encuentren dóciles y disponibles a la labor pastoral y que, en la vivencia de su carisma, promuevan siempre la unidad, como camino eficaz, para desarrollar una pastoral de conjunto. 
  4. Por todos nosotros aquí reunidos, para que encontremos siempre en la Eucaristía, el alimento del espíritu, que nos fortalezca y ayude a profundizar  la verdad de nuestra fe, para amar más al Señor y a los hermanos. 

 Oh Dios, principio y fin de todas las cosas, recibe la oración confiada de tu pueblo; haznos crecer con la fuerza de tu Espíritu hasta la plenitud de la vida en Cristo. El, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén. 

  

SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS

Enero 1 de 2021

 Entrada: Convocados por Dios, y reunidos en su nombre, celebramos esta Eucaristía al inicio de este nuevo año. Vivámoslo con María, la Madre de Dios y en comunión de sentimientos en esta jornada mundial de la paz, pidamos al Señor, Príncipe de la paz, que conceda a nuestra patria, la paz que tanto anhelamos.

 Lecturas: Al escuchar este mensaje, imploremos la bendición y la paz de Dios, para poder caminar en su presencia todos los días de este año.

 Ofrendas: Confiémosle a Dios nuestros proyectos y planes para este año, contando para ello con la peregrina de nuestra fe, la Virgen María.

 Comunión: Entremos en comunión de vida con Cristo, Príncipe de la paz y podremos estar seguros de progresar a lo largo de este año.

 ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: Habiendo iniciado este año  con la bendición y la paz de Dios, llenos de alegría por la maternidad divina de la Virgen María, dirijamos al Padre, nuestra oración filial y confiada, diciendo: Escúchanos, Padre, por intercesión de la Virgen María.

 1.    Por la Iglesia: para que, imitando el ejemplo de la Virgen María, imagen y modelo de la Iglesia, sea dócil en la escucha de la palabra de vida y lleve a todos los hombres el don del Salvador.

2.    Por todos los pueblos de la tierra: para que sepan vencer las sugerencias de la violencia y de la guerra, y consagren todas sus energías y riquezas a la edificación de una paz estable.

3.    Por las víctimas de la violencia, por los perseguidos, los marginados, los oprimidos: para que se les reconozcan sus derechos de hombres libres y se respete en ellos la imagen del Hijo de Dios, hecho hombre por nosotros.

4.    Por los que estamos aquí reunidos: para que el nuevo año, que nos regala la bondad del Padre, sea vivido por nosotros como tiempo de gracia, en una adhesión activa y serena a su voluntad.

 Que tu Espíritu Santo, Señor Dios, guie nuestros pasos en este año por el camino de la paz, y que nuestras peticiones sean escuchadas por intercesión de María, Madre de tu Hijo Jesucristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

 

SOLEMNIDAD DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR

Enero 3 de 2021

 Entrada: Invitados a esta celebración eucarística, queremos hacer de ella un verdadero encuentro de adoración a Dios, manifestado en su Hijo Jesús. Con estos sentimientos dispongámonos a participar.

 Lecturas: Todos, sin distinción, estamos llamados a hacernos partícipes de las mismas promesas hechas por Dios en Cristo. Escuchemos con fe.

 Ofrendas: La mejor ofrenda en este día tiene que ser el empeño por dar a conocer la salvación que Dios quiere para toda la humanidad.

 Comunión: Convenzámonos de esto: Cuando comulgamos nuestro corazón se convierte en el sagrario donde podemos adorar y dialogar con Jesús.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: En este día, en que recordamos la manifestación de Cristo como luz y salvador de las gentes, pidamos que derrame su gracia sobre todos los hombres. Unámonos diciendo: Ilumina a todos los pueblos, Señor.

 

1.    Por la santa Iglesia de Dios: para que sea siempre y en todos sus miembros camino y luz para todos los pueblos.

2.    Por los gobernantes: para que en sus decisiones busquen lo que conduce a la paz y a la justicia.

3.    Por los hombres de todas las  razas, religiones y culturas: para que, movidos por la luz de Dios, caminen hacia Cristo, plenitud de la verdad.

4.    Por los enfermos y por cuantos luchan y sufren sin esperanza: para que se les manifieste el amor de Cristo que les conforte en la prueba.

5.    Por todos nosotros: para que la luz de Cristo invada cada momento de nuestras vidas y caminemos seguros hacia la meta de la perfección.

 Sólo a Ti, Dios nuestro, adoramos y glorificamos. Recibe nuestras súplicas y danos la gracia de dar a conocer por todas partes el Evangelio, que es Cristo, tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

 

BAUTISMO DEL SEÑOR

Enero 10 de 2021

 Entrada: Como hijos de Dios, ungidos por el Espíritu y miembros de la Iglesia, nos reunimos para celebrar la Eucaristía en esta fiesta del Bautismo de Jesús. Que, con nuestra oración, participemos mejor.

 Lecturas: Esta Palabra nos invita a contemplar en Jesús al siervo, al ungido y al Hijo muy querido. Escuchemos, entonces, la voz del Padre.

 Ofrendas: Renacidos en las aguas de nuestro bautismo, estamos en capacidad de hacer de toda nuestra vida una ofrenda agradable a Dios.

 Comunión: Acerquémonos a comulgar y comprendamos que sólo así es posible alimentar y fortalecer la vida de Dios recibida en nuestro bautismo.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: Por nuestro bautismo nos sumergimos con Cristo, para morir y resucitar con él. Es justo elevar nuestras voces a Dios Padre, para presentarle  nuestras súplicas, diciendo: Escucha a tus hijos, Señor.

 1.    Tú que nos has llamado a formar parte de tu nuevo pueblo, la Iglesia, haz que vivamos nuestra vocación y misión en santidad de vida y dando testimonio de nuestro ser bautismal.

2.    Tú que has puesto al frente de las naciones y de los pueblos del mundo a hombres y mujeres revestidos de autoridad, haz que todos sus planes y proyectos redunden en bien de cada comunidad.

3.    Tú que concedes a los enfermos y a cuantos sufren por diversos motivos ejercer su sacerdocio bautismal, haz que todos sus sacrificios contribuyan a la redención de todos los pecadores.

4.    Tú que nos haces tomar conciencia en esta celebración eucarística de nuestra realidad de bautizados, haz que no nos avergoncemos de lo que somos, sino que siempre estemos dispuestos a dar testimonio.

 Padre del cielo, siempre queremos escuchar tu voz. Escucha, ahora, la voz de tus hijos y comunícanos la fuerza de tu Espíritu para hablar y actuar con valentía, a ejemplo de tu Hijo Jesucristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.