23 November 2017
 

Dejad que los niños vengan a mí.  (Lucas 18, 16).Dios nos ha mostrado en su Palabra que la niñez  tiene un lugar especial en su corazón. La Iglesia debe asumir un nuevo RETO por el bienestar de la niñez. “Porque el Reino de Dios es de quienes son como ellos. Les aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño, de ninguna manera entrará en él” (Marcos 10,14-15). La evangelización de los más pequeños es tarea ineludible de la Iglesia; nada ni nadie debería impedirla: “Dejen que los niños vengan  a mi, y no se lo impidan…” (Lucas 18, 16).

 La pastoral de la niñez de la Arquidiócesis de Ibagué, consciente de esta realidad y valorando los pasos que se han dado en las comunidades, quieren generar pasos de articulación en las iniciativas infantiles a través de un trabajo  coordinando en favor de la niñez y con la niñez; desde una pastoral orgánica e integral según las necesidades, con la formación y el acompañamiento a los niños y niñas desde los animadores y asesores.