23 November 2017
 

Sabiendo que “el sacerdote se santifica en el ejercicio de su ministerio”, la pastoral sacerdotal de la Arquidiócesis de Ibagué es un servicio eclesial de acompañamiento y ayuda, encabezado por el obispo diocesano, que se caracteriza por la búsqueda de la santificación de los sacerdotes y diáconos, proporcionándoles lo que necesitan para su configuración con Cristo pastor en el ejercicio de la caridad pastoral y para su formación permanente en todas las áreas y dimensiones de su vida y ministerio. 

Objetivos: AÑO 2017

  1. Generar procesos integrales de acompañamiento y ayuda a los presbíteros de la arquidiócesis de Ibagué para que vivan en profundidad su configuración con Cristo pastor, a través de una vida espiritual íntegra, una auténtica fraternidad sacramental y una adecuada formación permanente que los lleve a reavivar el don de la ordenación, viviendo plenamente la caridad pastoral en el ejercicio de su ministerio presbiteral.
  2. Impulso a la fraternidad sacerdotal: encuentros sacerdotales, impulso al diezmo, apoyo a la UAC

Contáctenos.  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.   
Pastoral Sacerdotal
Delegado:   Padre, Jesús Alejandro Castaño Bermúdez   (Año  2017)
Parroquia San Joaquín en Ibagué.  Carrera 3a N. 91-19  Teléfono. 2675685

El Padre Alejandro nació en Santa Isabel (Tol) el 22 de noviembre de 1976. Realizó estudios en el Seminario mayor y menor en Ibagué. Ordenado sacerdote el 21 de diciembre del año 2002. Diplomado en Pastoral juvenil en el Itepal (Bogotá)  Licenciado en filosofía y educación religiosa, universidad católica de oriente. Licenciado en Teología dogmática en la universidad Santa Cruz, en Roma (Italia). 

15 ENFERMEDADES QUE ACECHAN LA IGLESIA CATÓLICA   

El Papa Francisco enumeró en un discurso las que consideró las 15 "enfermedades" que acechan a la Iglesia y a la Curia romana, como el "alzheimer espiritual",  "el sentirse inmortal"  "la mundanidad y el exhibicionismo" o "la vanagloria". El Papa aprovechó el tradicional encuentro en la sala Clementina para felicitar en la  navidad a los miembros de la Curia romana, que gestionan el Gobierno de la Iglesia, para advertirles del catálogo de los males que deben evitar.

Francisco comenzó diciendo que "sería bonito pensar que la Curia romana es un pequeño modelo de Iglesia" y agregó que "un miembro de la Curia que no se alimenta cotidianamente con el alimento se convierte en un burócrata".

Y después ante los cardenales presidentes de los varios dicasterios que conforman la Curia fue enumerando una a una las 15 enfermedades y comenzó por la de "sentirse inmortal o indispensable".

"Una Curia que no hace autocrítica y no se actualiza y no intenta mejorar es un cuerpo enfermo", e invitó a los presentes a visitar los cementerios para ver los nombres de tantas personas "que se creían inmortales, inmunes e indispensables". "esto deriva de la patología del poder, del complejo de sentirse un elegido y del narcisismo".

Otras enfermedades de este catálogo de males de la Curia es el "excesivo trabajo"; el "endurecimiento mental y espiritual", que "impide llorar con los que lloran y alegrarse con los que se alegran"; "la excesiva planificación" y "la enfermedad de la mala colaboración".

También destacó el "alzheimer espiritual", que se observa en "quien ha perdido la memoria de su encuentro con el Señor y depende sólo de sus propias pasiones, caprichos, manías y construye a su alrededor muros y costumbres".