29 July 2017
 

2 de febrero 2016.  Homilía papa Francisco, culmen del año de  la vida consagrada. Los consagrados y las consagradas están llamados sobre todo a ser hombres y mujeres del encuentro. De hecho, las vocaciones no son un proyecto nuestro pensado “en la mesa”, sino una gracia del Señor que nos alcanza, a través de un encuentro que cambia la vida. Así lo ha asegurado el papa Francisco esta tarde en la  misa celebrada en la basílica de San Pedro, con motivo de la conclusión del Año de la Vida Consagrada. Han participado a la eucaristía, miembros de los Institutos de vida consagrada y de las

26 noviembre 2015. Encuentro con el clero, los religiosos, religiosas y los seminaristas. Discurso del santo padre Francisco.  Cuando un consagrado, una consagrada, un sacerdote, se olvida de Cristo crucificado, ¡pobrecito!, cayó en un pecado muy feo, un pecado que le da asco a Dios, que lo hace vomitar a Dios, el pecado de la tibieza. 

CONGREGACIÓN PARA LOS INSTITUTOS DE VIDA CONSAGRADA Y LAS SOCIEDADES DE VIDA APOSTÓLICA  AÑO 2015    «ALEGRAOS...»

Palabras del Magisterio del Papa Francisco

Carta circular a los consagrados y consagradas hacia el año dedicado a la Vida consagrada

VITA CONSECRATAExhortación apostólica  postsinodal Al episcopado y al clero a las órdenes y congregaciones religiosas a las sociedades de vida apostólica a los institutos seculares y a todos los fieles sobre la vida consagrada y su misión  en la iglesia y en el mundo.  Juan Pablo II. 

 Finalidad de esta Exhortación apostólica