29 July 2017
 

Uno de los ministerios importantes para la vida espiritual de los fieles es el que desempeña el Penitenciario; tarea encomendada a  Monseñor: GUSTAVO VÁSQUEZ MONTOYA. Para ilustración de todos, damos a conocer en qué consiste este servicio.

El Penitenciario tiene las facultades que le otorga el Código de derecho canónico en lo referente a su preocupación por una buena administración del  sacramento de la penitencia en toda la Diócesis (particularmente la potestad que tiene para absolver en el caso del pecado del aborto y a dirimir las censuras eclesiásticas en que haya incurrido algún fiel. Monseñor Gustavo está ubicado en la Parroquia Catedral de Ibagué, teléfono. 2633451.   También como  Penitenciarios delegados están:   el Padre, Ismael Cardona Aguirre, ubicado en la Parroquia Espíritu Santo, Barrio el Jordán 8ª etapa, teléfono: 2780678 en Ibagué.  De igual Manera el Señor Arzobispo concede facultades de penitenciarios a los sacerdotes Vicarios Foráneos en el territorio de su Vicaría, ellos son: 

Padre, Félix María García, ubicado en la Parroquia San Joaquín, teléfono 2675685. Padre, Héctor Giovanni Sandoval Moreno, ubicado en la Parroquia María Reina. Teléfono 2685579 en Ibagué. Padre, Jorge Humberto Ocampo Varón, ubicado en la Parroquia Cristo Resucitado en Ibagué, Teléfono: 2644698.  Padre, Luis Fernando Medina, ubicado en la Parroquia San Juan María Vianney, Inspección del totumo.  Padre, Wilson Alirio Acosta, ubicado en la Parroquia Santa Bárbara, en Venadillo (Tolima), teléfono: 2840162. Padre, Juan Carlos Zuñiga, ubicado en la Parroquia Santa Gertrudis, en Rovira (Tolima) Teléfono: 2880781.

Según el Código de Derecho Canónico: 
Remisión ordinaria de las censuras eclesiásticas

Este es el canon 1355 § 2:

Canon 1355 § 2: Si no está reservada a la Sede Apostólica, el Ordinario puede remitir una pena latae sententiae, establecida por ley y aún no declarada, a sus súbditos y a quienes se encuentran en su territorio o hubieran delinquido allí; y también cualquier Obispo, pero sólo dentro de la confesión sacramental.

De acuerdo con este canon, el Ordinario -el Obispo diocesano, el Vicario General y el Episcopal- puede remitir una pena no reservada a la Santa Sede a sus súbditos y a quienes se encuentran en su territorio o hubieran delinquido allí. Y puede hacerlo en cualquier momento; por lo tanto, para que sea eficaz no es necesario que lo haga dentro del fuero sacramental. Además, cualquier Obispo puede remitir las penas latae sententiae establecidas por ley, pero sólo dentro del ámbito de la confesión sacramental.

El Código de Derecho Canónico también establece que el canónigo penitenciario o el sacerdote que haga sus funciones puede remitir las censuras latae sententiae, de acuerdo con el canon 508:

Canon 508 § 1:El canónigo penitenciario, tanto de iglesia catedral como de colegiata, tiene en virtud del oficio, la facultad ordinaria, no delegable, de absolver en el fuero sacramental de las censuras latae sententiae no declaradas, ni reservadas a la Santa Sede, incluso respecto de quienes se encuentren en la diócesis sin pertenecer a ella, y respecto a los diocesanos, aun fuera del territorio de la misma.

§ 2: Donde no exista cabildo, el Obispo diocesano pondrá un sacerdote para que cumpla esta misma función.

La potestad de remitir del canónigo penitenciario, como se ve, se refiere sólo a las censuras latae sententiae no declaradas. No puede remitir otra pena, ni tampoco una censura ferendae sententiae ni tampoco una censura latae sententiae declarada. Y además lo ha de hacer en el fuero sacramental. Y la puede ejercer respecto de sus diocesanos y de quienes se encuentren en su diócesis.

El canónigo penitenciario suele disponer de confesionario en la catedral de la diócesis o colegiata. Los fieles, por lo tanto, pueden encontrarle fácilmente acudiendo a la catedral de la diócesis. Es recomendable que el confesionario del penitenciario sea fácilmente localizable, además de que tenga horarios amplios de confesión y estén convenientemente indicados.

Además, el canon 566 § 2 otorga al capellán de hospitales, cárceles y viajes marítimos potestad similar a la del penitenciario, pero sólo en el hospital, en la cárcel o en el viaje marítimo.

Remisión extraordinaria de censuras latae sententiae

Se pueden contemplar dos casos: el peligro de muerte y el agobio moral.

Peligro de muerte

En supuesto de peligro de muerte, cualquier sacerdote puede absolver de cualquier censura a cualquier fiel, incluso aunque se halle presente un sacerdote aprobado. Al conceder facultad a cualquier sacerdote, el canon 976 especifica que la otorga también si el sacerdote está desprovisto de la facultad de confesar. Y el canon 977 determina que en peligro de muerte el sacerdote también tiene facultad de absolver a su cómplice de pecado torpe.