17 October 2019
 

MONICIONES Y ORACIÓN UNIVERSAL

OCTUBRE Y NOVIEMBRE DE 2019 

 

VIGESIMOSÉPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Octubre   6 de 2019

 

Entrada: La Eucaristía es el banquete en el que el mismo que invita es quien se ofrece como alimento. Pero es necesario el acto de la fe para creer y confiar que este milagro es posible para nuestro bien y nuestra salvación. Como pueblo creyente, que confía en la voz de su Pastor, vivamos esta celebración, poniendo en las manos del Señor mes extraordinario misionero y todas las actividades parroquiales en la línea de la misión.

 

Lecturas:A Dios, que se nos manifiesta en su palabra, estamos llamados a responderle con obediencia, fidelidad y confianza. Con el corazón abierto, como buenos creyentes, dispongámonos a acoger su mensaje.

 

Ofrendas:La mejor ofrenda en este día tiene que ser el empeño por dar a conocer la salvación que Dios quiere para toda la humanidad.

 

Comunión: Cuando comulgamos nuestro corazón se convierte en el sagrario donde podemos adorar y dialogar con Jesús.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 

Queridos hermanos: Invoquemos a Dios Padre, cuya respuesta llega sin retraso, con la confianza de sabernos escuchados por él. Con fe implorémosle diciendo: Padre, auméntanos la fe.

  

  1. Por el Papa Francisco, pastor de la Iglesia universal, para que su magisterio y testimonio continúe edificándonos en la fe y en la caridad. Roguemos al Señor.
  2. Por los gobernantes de las naciones, en especial de nuestra patria, para que sobreponiendo intereses particulares sepan tomar decisiones que lleven a nuestra patria a vivir más justa y fraternalmente. Roguemos al Señor.
  3. Por todos los que sufren marginación, enfermedad o penas espirituales, para que en medio de la prueba, el don de la fe les ayude a mantener viva la esperanza en Dios, que nunca defrauda. Roguemos al Señor.
  4. Por nosotros, congregados alrededor del banquete eucarístico, para que el alimento de Cristo, Pan vivo bajado del cielo, sea nuestra fuerza en las vicisitudes del día a día. Roguemos al Señor. 

 

Padre bueno, que siempre estás dispuesto a escuchar a quien te invoca humildemente, te pedimos acojas nuestras súplicas y nos mantengas firmes en la fe para esperar fielmente en tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén. 



VIGESIMOCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Octubre 13 de 2016

 

Entrada: Celebrar la Eucaristía es renovar el misterio de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, es también una acción de gracias. Hoy la gratitud hace presencia y nos recuerda como el don recibido en lo cotidiano de nuestra vida revela la calidad de nuestro corazón. Que la gratitud a Dios por el don recibido, se traduzca en actos de generosidad a nuestros hermanos más necesitados.

Lecturas:La fe entra por la escucha: que nuestros oídos entren en sintonía con la voz de Dios que quiere limpiarnos de nuestra “lepra”, de nuestro pecado. Escuchemos atentos.

Ofrendas: En este domingo, ofrezcámonos a Dios con Cristo en quien se han cumplido las promesas de amarnos y perdonarnos.

 

Comunión: Acabamos de recitar juntos: “Pero una palabra tuya bastará para sanarme” comulguemos con Cristo y quedaremos curados.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 

Queridos hermanos: Dios Padre, rico en misericordia, siempre está dispuesto a atender las súplicas de aquellos que le invocan con fidelidad y obediencia. Humildemente implorémosle diciendo: Por tu misericordia, sálvanos Señor.

 

  1. Por el papa Francisco, los obispos y sacerdotes, para que a través de sus manos continúe llegando a toda la humanidad la acción salvadora de Dios.
  2. Por quienes tienen en sus manos la responsabilidad de gobernar las naciones, para que a partir del principio del bien común entiendan que el fin último de su servicio está en cada uno de los ciudadanos.
  3. Por todos los que tienen algún tipo de sufrimiento, especialmente los afligidos por graves dificultades morales, para que no teman buscar confiadamente el rostro amoroso del Padre que está dispuesto a acoger y perdonar.
  4. Por esta asamblea, congregada alrededor de la mesa eucarística, para que aproveche conscientemente la gracia dispensada en los sacramentos.

 

Padre misericordioso, confiadamente te presentamos nuestras oraciones con la certeza de saber que de ti viene la salvación. Escúchanos y concédenos lo pedido, según tu voluntad. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.





JORNADA MUNDIAL DE LA MISIONES

Octubre  20 de 2019

 

Entrada: Con mucha alegría celebramos hoy la Jornada mundial de las misiones. La celebración eucarística nos anima e invita a llevar el Evangelio a todos los que no conocen a Dios. Si anunciamos la Buena Noticia y contribuimos a formar una sociedad más justa y más fraterna, otro mundo es posible. Oremos por la obra misionera de la Iglesia en el mundo y sintámonos misioneros en los lugares donde vivimos y compartimos la vida. Con la alegría de ser llamados y enviados, participemos de esta celebración. 

 

Lecturas:La Palabra de este día nos empuja a los creyentes a la misión, nos invita a no quedarnos encerrados en nuestro propio mundo, a ir en busca de los demás para acercarlos a  Jesús, y en él al Padre. Escuchemos atentamente.

 

Ofrendas: Con Jesús, que supo dar su vida por nosotros, hagamos de cuanto somos y tenemos la mejor ofrenda que llegue hasta Dios.

 

Comunión: Jesús nos quiere entregar su vida convertida en pan eucarístico. Con la fuerza de su Espíritu Santo, acerquémonos a comulgar.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 

Queridos hermanos: Confiados en la promesa que nos hizo Jesús de acompañarnos hasta el final de los tiempos, y apoyados en él, dirijamos al Padre celestial nuestras súplicas, diciendo: Escucha, Padre, nuestra oración. 

 

  1. Por el papa Francisco, por nuestros obispos, sacerdotes y diáconos, para que vivan con alegría su vocación de ser testigos del Reino en la Iglesia y en el mundo.
  2. Por los gobernantes, para que no impidan el ejercicio misionero de aquellos que anuncian vida y paz en el nombre de Jesús, y des el lugar que ocupan sean servidores de la dignidad de todos.
  3. Por los que conocen a Dios, por los que se han alejado de él después de haberlo conocido y por los que lo niegan; para que encuentren en nosotros el testimonio de su presencia cercana y amorosa.
  4. Por los misioneros y las misioneras, para que en medio de las dificultades y contradicciones permanezcan gozosamente fieles al anuncio del Evangelio.
  5. Por los que estamos en esta celebración, para que seamos comunidad misionera que sale al encuentro de los otros para llevarles buenas noticias y mucho amor por la persona de Jesús.

 

Padre de todos, acoge las súplicas que con corazón humilde y agradecido te hemos dirigido. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

 

 

TRIGÉSIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Octubre 27 de 2019

 

Entrada: Nos congregamos en esta celebración para escuchar la voz del Señor que nos invita a hacer de nuestro culto la expresión del corazón de la Iglesia, que se reconoce necesitada del amor de su Señor y sabe que solo será escuchada si se presenta humilde y sencilla. Participemos piadosamente.

 

Lecturas: Solo el clamor de los pequeños, de los pobres, de los humildes, logra llegar hasta la gloria de Dios. La Palabra de este domingo nos enseñe a hablar con Dios con un corazón sincero, fiel, simple y confiado. Escuchemos. 

 

Ofrendas:Nuestra vida de discípulos Jesús tiene que distinguirse por el servicio fiel y humilde al Señor. Hagamos de esto nuestra ofrenda.

 

Comunión: Para anunciar el Evangelio tenemos que estar muy convencidos de Cristo y para eso nos disponemos a comulgar ahora.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 

Queridos hermanos: Unidos en la plegaria, con el corazón confiado, como nos lo ha enseñado hoy el Evangelio, pidamos la misericordia  de Dios para la Iglesia suplicante, diciendo: Oh Señor, escucha y ten piedad.

 

  1. Por la Iglesia, para que animada y fortalecida en la fe anuncie con valor la esperanza y la vida.
  2. Por los gobernantes de las naciones, para que con sabiduría procuren desterrar el odio y la violencia.
  3. Por quienes viven en el dolor, por los que sufren a causa de la violencia y la enfermedad, para que podamos ser para ellos expresión del consuelo y la esperanza que vienen de Dios.
  4. Por los que participamos en esta eucaristía, para que creamos cada vez más en la fuerza y eficacia de la oración.

 

Dios de bondad, acoge la oración de tu pueblo que con corazón humilde y confiado te invoca con fe, y que todo lo espera de tu amor clemente y fiel. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

 

 

 







SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS

Noviembre 1 de 2019

 

Entrada:La Eucaristía es fuente de santidad e impulso para la misión. Participemos en esta celebración con alegría, pidiendo la intercesión de todos los santos y renovando nuestra respuesta al llamado a la santidad.

 

Lecturas:Al escuchar la Palabra de Dios el corazón arde, porque es Dios mismo quien la proclama y la explica. Que ella produzca en todos abundantes frutos de santidad. Dispongámonos con fe y atención. 

 

Ofrendas: Junto al pan y al vino ofrezcamos a Dios nuestro cuerpo para que se convierta en hostia viva, santa y agradable.

 

Comunión: La nueva vida que Dios nos da en Cristo se hace realidad en el Pan eucarístico que recibimos. Comulguemos llenos de alegría.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 

Queridos hermanos: sabemos que la meta de nuestra vida cristiana es la santidad, que el camino es arduo y solos no podemos, por eso oremos confiados al Señor. Digámosle: Padre santo, escúchanos. 

 

  1. Por todos los miembros de la Iglesia, para que seamos siempre iluminados por el Espíritu y crezcamos en santidad.
  2. Por los que rigen los destinos de los pueblos, para que protejan la libertad de los ciudadanos y gobiernen con rectitud y justicia.
  3. Por los que sufren y pasan necesidades, para que experimenten el consuelo divino y unan sus sufrimientos y angustias al amor redentor de Cristo.
  4. Por todos los que celebramos esta Eucaristía, para que un día también nos sentemos en torno a la mesa celestial.

 

Padre eterno, que en los santos nos muestras tu bondad, atiende las plegarias que te hemos presentado. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TRIGESIMO PRIMER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Noviembre 3 de 2019 

 

Entrada: Cada día es una oportunidad para volver al Señor. El con gran amor espera que volvamos a casa y nos recibe con alegría para servirnos la mesa de su Palabra y del Cuerpo y Sangre de su Hijo. Llenos de gozo demos inicio a esta celebración. 

 

Lecturas: Jesús sale a nuestro encuentro y trae para nosotros la salvación y la paz, abramos las puertas del corazón y pidámosle que se quede con nosotros y nos ayude a ser esa persona que Él quiere que seamos. Escuchemos con atención. 

 

Ofrendas:Junto con el Pan y el Vino, Presentemos al Señor nuestro propósito de conversión a Él, con la confianza de que somos parte del cuerpo místico de Cristo.

 

Comunión: Jesús viene a nuestro encuentro y nos pide hospedaje, vayamos a recibirle con gozo, en el sacramento de la Eucaristía que Él mismo nos prepara.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 

Queridos hermanos: conscientes de que estamos llamados a presentar ante Dios las necesidades de todos los hombres, dirijamos al Padre nuestra oración con la confianza de ser escuchados. Oremos diciendo: Padre, escúchanos.

 

1.    Por la Iglesia, para que sepa anunciar a todos los hombres y mujeres de hoy la bondad de Dios para con los pecadores, que Jesucristo nos revela en el evangelio, roguemos al Señor.

2.    Por los que gobiernan las naciones del mundo, para que busquen la paz entre los pueblos de la tierra y traten de erradicar toda violencia y terrorismo, roguemos al Señor.

3.    Por las personas que tienen que emigrar de su país, para que encuentren la solidaridad de los pueblos a donde se dirigen, la caridad de los cristianos y la ayuda de todos los hombres de buena voluntad, roguemos al Señor.

4.    Por los que nos encontramos aquí reunidos, para que nos sintamos amados por Dios, busquemos su perdón a través del sacramento de la Reconciliación y rehagamos nuestra vida de acuerdo con el evangelio de Jesucristo, roguemos al Señor.

 

 

Padre de misericordia recibe bondadoso las oraciones que, con fe y alegría te presentamos. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

 

 

 

 

 

TRIGESIMOSEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Noviembre 10 de 2019

 

Inicial: Todos los domingos del año celebramos la Resurrección de Jesús. En este día celebremos con gozo este gran acontecimiento pascual y renovemos la esperanza de nuestra feliz resurrección.  Celebremos con fe y esperanza.

 

Lecturas:La escucha de la Palabra debe reavivar nuestra esperanza en la vida futura. Los cristianos no hemos de sentir temor ante el fin de los tiempos. Siempre contamos con la fuerza de Dios y la certeza de la resurrección. 

 

Ofrendas: Si vivimos para el Señor, vivimos. Si morimos, para el Señor morimos. Tanto en vida como en muerte somos del Señor. Que nuestra ofrenda a Dios consista en la entrega de lo que somos.

 

Comunión: El Señor ha dicho que quien come su carne y bebe su sangre tiene vida eterna. Nos acercamos a comulgar porque hallamos en el Señor la fuente de la vida.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES

 

Queridos hermanos: Con nuestra esperanza puesta en la resurrección final y en la vida del mundo futuro, presentemos nuestra plegaria al Padre inmortal, diciendo: Dios de la vida, escúchanos.

 

  1. Con toda la familia de bautizados, encomendemos al Papa Francisco a nuestro obispo Miguel Fernando, a todos los obispos, presbíteros y diáconos, a los religiosos y a los laicos. Que todo cuanto digan y hagan tenga como meta la santidad.
  2. Con todos los ciudadanos del mundo, encomendemos a los Presidentes de las naciones y a quienes gobiernan los pueblos. Que sean fieles a sus planes y proyectos trazados anteriormente.
  3. Con todos los que en este mes oran por los difuntos, encomendemos a nuestros familiares, benefactores, amigos y conocidos ya fallecidos. Que reciban la recompensa de la vida eterna.
  4. Con nosotros, discípulos de Jesús, que anhelamos llevar un día la misma vida de nuestro Maestro Jesús, encomendémonos mutuamente. Que nuestro destino no sea morir, sino vivir para Dios.

 

Dios de vivos y no de muertos, presta oído a nuestras súplicas y aumenta en nosotros la esperanza cierta en la resurrección futura, pues en Cristo, vencedor de la muerte, está puesto nuestro destino último. Por Cristo, nuestro Señor.  Amén.

 

 

 

TRIGESIMOTERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 

Noviembre 17 de 2019

 

Inicial: En esta eucaristía agradezcamos a Dios por todo lo que con amor nos da a cada instante, llenos de alegría por saber que tenemos un padre tan bondadoso, iniciemos esta celebración con fe y alegría. 

 

Lecturas: La Liturgia de este domingo,  está centrada en un final próximo, y nos exhorta a trabajar en vigilia constante, y demostrar que somos verdaderos cristianos, esperando el día de la Justicia Divina. Escuchemos atentamente.

 

Ofrendas: La materia del sacrificio es humilde, como nuestra vida, pero en manos de Dios, pueden resultar valiosas si  dejamos que El obre en nosotros y con nosotros.

 

Comunión: Plenamente reconciliados con Dios y con nuestro prójimo acerquémonos a recibir el cuerpo de Cristo que Él mismo ofrece para nuestra salvación.

 

ORACION UNIVERSAL 

 

Queridos hermanos: Pidamos, hermanos, al Señor que escuche nuestras súplicas y acoja con bondad nuestras peticiones, oremos con fe diciendo: Dios fuente de todo bien, escúchanos. 

 

1.   Para que el Señor, el único que puede inspirar y llevar a término los buenos propósitos, multiplique el número de fieles que, abandonando todas las cosas, se consagren exclusivamente a Él en la vida religiosa, roguemos al Señor.

2.   Para que Dios, al que han de servir los poderes humanos, conceda a los jefes de las naciones buscar la voluntad divina, temer a Dios en el cumplimiento de su misión y acertar en sus decisiones, roguemos al Señor.

3.   Para que Dios, que ha creado los alimentos para los seres vivos, mire con misericordia a las creaturas que en distintos lugares pasan hambre y les conceda el alimento necesario, roguemos al Señor.

4.   Para que el Señor, que nos ha dado el mandamiento nuevo del amor, nos de fuerza para amar a nuestros enemigos y para cumplir su precepto de devolver bien por mal, roguemos al Señor.

 

Dios nuestro, principio y fin de todas las cosas, que quieres reunir a toda la humanidad para formar el templo vivo del Cuerpo de tu Hijo, escucha las oraciones de la Iglesia suplicante y haz que, a través de los acontecimientos, alegres y tristes, de la propia vida, mantengamos firme la esperanza de que, sufriendo con perseverancia, ganaremos la vida eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

 

 

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO

Noviembre 24 de 2019

 

Inicial: Reunidos   para   celebrar   este   último  domingo   del   tiempo   litúrgico, contemplemos a Jesucristo, Rey del Universo, quien consumando el misterio de la redención humana, sigue instaurando su reino eterno y universal; reino de verdad y vida, reino de santidad y gracia, reino de justicia, amor y pazÉl como Cabeza de la Iglesia está destinado a recibir en el último día la plenitud de la perfección.  Y, cuando todo sea puesto en sus manos ofrecerlo al Padre. Celebremos gozosos.

 

Lecturas: El alcance universal y definitivo del evento de Jesús, el Cristo, nos obliga a anunciarlo en todas partes. Jesús es Rey y, nosotros sus discípulos también lo somos por la unción recibida en el Bautismo. Escuchemos el significado de este reinado.

 

Ofrendas: Todo un año de formación en la Escuela del Maestro Jesús. Que los frutos cosechados sean la mejor ofrenda de este día.

 

Comunión: Reinaremos con nuestro Maestro cuando nuestra vida de discípulos se identifique plenamente con sus sentimientos. Comulguemos.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES

 

Queridos hermanos: Agradecidos con nuestro Padre Dios por todo cuanto recibimos en este año del Rey y Maestro Jesús, oremos inspirados por el Espíritu Santo, diciendo: Rey de la gloria, escúchanos.

 

  1. Que toda la Iglesia universal proclame, en comunión con el Papa, los ministros ordenados, los religiosos y los fieles laicos, que Jesús es Rey, Dueño y Señor de todo lo creado.
  2. Que las autoridades civiles, militares y de policía de todas las naciones reconozcan en Jesús al servidor por excelencia, que supo hacer de toda su vida y obra una entrega generosa y fiel.
  3. Que, desde su Reino, Jesús se acuerde siempre de todos los que sufren por enfermedad, vejez, cárcel, secuestro, desplazamiento, y que sus angustias y dolores sigan redimiendo al mundo.
  4. Que, al concluir este año litúrgico, nosotros los creyentes seamos conscientes del camino recorrido y del amor de Dios recibido a lo largo de estos meses.

 

Dios y Padre nuestro, al agradecerte todo cuanto nos has dado en este año litúrgico que concluye, te pedimos también que, en nuestra vida de discípulos y misioneros, reine siempre nuestro Maestro, Jesucristo, tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.