22 August 2018
 

 

DECIMOCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Agosto 5 de 2018

 

Entrada:Bienvenidos todos al banquete de Jesús a la fiesta de los hijos de Dios, a la asamblea de los que se alimentan de Jesucristo. Él se nos presenta no sólo como Maestro sino como alimento. Demos gracias y alabanzas a Dios padre que nos abre los ojos del corazón para reconocerle en las cosas sencillas. 

 

Lecturas:La escucha de la palabra de Dios nos lleva, sobre todo, a valorar la exigencia de vivir de acuerdo con los mandatos del Señor. Dispóngamonos para recibir el pan de la palabra 

 

Ofrendas:Ofrezcamos al Padre todo lo que somos, para que unidos al sacrificio redentor de Cristo, seamos para el mundo signos de vida y amor.

 

Comunión: Comulguemos con Cristo, pan vivo bajado del cielo, y vivamos cada vez más comprometidos con la edificación del Reino de Dios. 

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 

Queridos hermanos:Alabemos a Dios nuestro Padre, que en Cristo ha amado a su Iglesia y por medio de Él la alimenta y acompaña, acudamos a Él confiados en su infinita bondad y digámosle todos: Escucha Señor, la oración de tus hijos.

 

1.    Que la Iglesia, sacramento universal de salvación, con sus ministros ordenados, religiosos y laicos continúe ofreciendo a los hombres de todos los tiempos el Pan de la Palabra y la Eucaristía, sustento para la vida del mundo.

2.    Que los gobernantes de Colombia y del mundo entero, procuren siempre trabajar con rectitud y ética, para que sus acciones estén siempre orientadas a fomentar el bienestar de los pueblos.

3.    Que los que sufren enfermedad, abandono, rechazo y discriminación, encuentren en la Palabra y la Eucaristía sustento y alivio para sus penas, a fin de que manifiesten al mundo la solicitud de Dios por sus hijos. 

4.    Que los que participamos de esta Eucaristía, nos convirtamos en promotores y defensores, de una nueva sociedad, donde reine la justicia y la paz.

 

Escucha, Padre, nuestras plegarias para que, fortalecidos con el pan de tu misericordia seamos testigos de tu amor en medio de los hermanos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

 

 

 

 

DECIMONOVENO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Agosto 12  de 2018

 

 

Entrada: Nuevamente nos encontramos en asamblea eucarística, para dar gracias a Dios nuestro Padre, quien desde siempre nos ha llamado a vivir la unidad en medio de la diversidad, roguémosle nos permita cada día crecer en fe y caridad, para que todos juntos hagamos vida su reino entre nosotros y de manera especial desde este domingo nos unimos a la acción de gracias por los cincuenta años de vida sacerdotal de nuestro padre y pastor: monseñor Flavio, que el Señor lo siga sosteniendo en su vida y en su ministerio episcopal.

 

Lecturas:La palabra es alimento y nos habla de alimento, nos compromete a celebrar desde la fe el misterio del amor de Dios que siempre nos alimenta y nos hace fuertes para seguir en el camino de la vida cristiana. Escuchemos.

 

Ofrendas:Ofrezcamos a Dios nuestro Padre, el compromiso de vivir siempre según su voluntad, para que todo lo que hagamos, sea una constante alabanza.

 

Comunión: Acerquémonos confiados y comulguemos con Cristo, pan vivo bajado del cielo, dado a los hombres para la vida del mundo.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 

Queridos hermanos: Alabemos a Dios nuestro Padre, que en Cristo ha amado a su Iglesia y por medio de Él la alimenta y acompaña, acudamos a Él confiados en su infinita bondad y digámosle todos:Escucha Señor, nuestra oración.

 

1.    Por toda la Iglesia, para que mantenga con fidelidad el mensaje recibido de Jesús y lo transmita con valentía. Oremos.

2.    Por  nuestro obispo Flavio, en sus bodas de oro sacerdotales, para que atendiendo a la necesidad de la Iglesia, el Buen Pastor, le conceda los dones de su bondad. Oremos

3.    Por los que padecen algún tipo de sufrimiento o enfermedad, encuentre el consuelo en la verdadera Palabra de vida y la libertad que sólo da el Señor. Oremos.

4.    Por los fieles de la Arquidiócesis de Ibagué, para que agradezcamos siempre el don del sacerdocio y el testimonio de vida cristiana de nuestro padre y pastor, monseñor Flavio.

5.    Por todos los que hacemos parte de esta asamblea, para que sepamos descubrir a Dios encarnado en la historia, en la vida, en las diferentes situaciones humanas. Oremos.

 

Dios, dador de vida, escucha las oraciones que te dirigimos con confianza y aumenta en nosotros el deseo de recibirte con fe y amor. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

 

 

 

 

 

 

 

VIGESIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Agosto 19  de 2018

 

 

Entrada: Unidos en la fe, en el amor y en el deseo de disfrutar en familia y comunidad la vida que el Señor nos da y, así, dar gloria a su nombre, iniciamos la celebración de la Sagrada Eucaristía, aceptando su invitacion a recibirlo: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitare en el último día”. Dispongámonos a participar con fe y alegría. 

 

Lecturas:Hoy la Palabra de Dios nos recuerda que el Señor nos invita a compartir la comida y la bebida que nos ha preparado para que lo gustemos en el hoy y lleguemos a la vida eterna. Escuchemos con fe.

 

Ofrendas:Unamos nuestra vida al sacrificio redentor de Cristo, para que ligados íntimamente a Él demos frutos de fe, esperanza y caridad

 

Comunión: Acerquémonos confiadamente a Cristo, y que al recibirlo nos haga participes de la vida que Él nos ofrece.

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 

Queridos hermanos: La Palabra que nos ha congregado y el pan y el vino que vamos a comulgar nos motivan a dirigirnos a nuestro Padre Dios seguros que nos seguirá dando lo mejor que necesitamos cada día, por eso con fe y esperanza digamos: Dios de la Vida y del amor, acompaña nuestro caminar.

 

1.    Dios Padre de amor, que quieres vida plena para la humanidad, bendice a los ministros de la Iglesia, para que sean fieles defensores de la vida y servidores de los pobres y abandonados. 

2.    Dios Padre, autor de la vida y la resurrección, bendice a los gobernantes y a los encargados de orientar a los pueblos para que los lleven por los caminos de tu Reino y siembren siempre el bien y la paz.

3.    Dios, Padre nuestro, acompaña y bendice a los que sufren pobreza, falta de libertad, secuestro, desempleo y amenazas, por causa del egoísmo humano, para que encuentren la experiencia de tu amor y vivan con esperanza y libertad.

4.   Dios, padre de misericordia, bendice a todos los que participamos de esta eucaristia, para que el misterio de tu presencia, nos lleve a gustar más tu compañía y a vivir en la fe y en el amor.

 

Dios de infinita bondad y misericordia, seguros que nuestra esperanza no quedará frustrada, haznos cada día merecedores de tu gracia y así un día entrar todos juntos en tu presencia. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 

 

 

 

 

 

VIGESIMOPRIMERDOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Agosto 26 de 2018

 

 

Entrada: Nos reunimos hoy en torno al altar para alabar y bendecir a Dios, nuestro Padre, quien desde siempre se ha manifestado grande en medio de nuestra historia, pidámosle nos conceda la gracia de descubrirnos obra de sus manos y que podamos unirnos como familia de Dios. Celebremos con fe.

 

Lecturas:Hoy el Señor nos está invitando a entrar en su templo y escuchar su voz porque allí aprenderemos a llevar una existencia de acuerdo con la voluntad de Dios. Escuchemos atentamente.

Ofrendas: Ofrezcamos a Dios el deseo sincero de vivir cada vez con mayor profundidad el mansaje que Él nos regala en su palabra.

 

Comunión: Que al comulgar con Cristo, palabra de Dios hecha carne, asumamos en nuestra vida, la vida que el Padre Dios nos propone.

 

 

ORACIÓN UNIVERSAL

 

Hermanos en Cristo, Dios Padre se ha revelado en nuestra vida, pidámosle nos conceda ser cada día auténticos discípulos de su Hijo y, confiados en su amor infinito, presentemos nuestra suplicas diciendo: Escucha, Padre y ten piedad. 

 

1.    Para que la Iglesia, sus ministros ordenados, religiosos y fieles laicos continúen revelando al mundo la salvación que Dios realiza a favor de todos los hombres

2.    Para que los gobernantes del mundo y de Colombia, actúen siempre con la conciencia de que sus actos y decisiones se orienten siempre hacia la dignificación del hombre y la construcción de la justicia.

3.    Para que los que sufren por causa de la enfermedad, las persecuciones, la soledad y la tristeza, descubran en medio de sus dificultades la presencia amorosa de Dios, revelado en su Hijo Jesús.

4.   Para que los participamos en esta Eucaristia, mantengamos encendida la llama de la fe en nuestros corazones y estemos siempre dispuestos a seguir a tu Hijo Jesucristo que es Camino, Verdad y Vida.

 

Dios bueno y santo que te revelas al hombre como la fuente del amor perfecto, acoge nuestras oraciones y permítenos sentirte siempre a nuestro lado. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.