17 October 2018
 

La Pastoral Universitaria en la Iglesia Católica. Identidad y Características Autor:  Pbro. Carlos Iván Martínez Urrea.

El Marco Eclesial:  La Pastoral Universitaria tiene su más profunda identidad en el diálogo que la Iglesia realiza con la  Cultura y la respuesta al llamado del Señor Jesús de anunciar la Buena Nueva a toda la humanidad.  “Nacida del corazón de la Iglesia,

la Universidad Católica se inserta en el curso de la tradición que remonta al origen mismo de la Universidad como institución, y se ha revelado siempre como un centro incomparable de creatividad y de irradiación del saber para el bien de la humanidad. Por su vocación la Universitas magistrorum et scholarium se consagra a la investigación, a la enseñanza y a la formación de los estudiantes, libremente reunidos con sus maestros animados todos por el mismo amor del saber… Su tarea privilegiada es la de «unificar existencialmente en el trabajo intelectual dos órdenes de realidades que muy a menudo se tiende a oponer como si fuesen antitéticas: la búsqueda de la verdad y la certeza de conocer ya la fuente de la verdad»”. (ECE, 1)

Para la Iglesia la Universidad constituye un lugar privilegiado de evangelización y un reto esencial al momento de proponer el horizonte de salvación del Maestro de Nazaret. “La Universidad y, de modo más amplio, la cultura universitaria constituyen una realidad de importancia decisiva. En su ámbito se juegan cuestiones vitales, profundas transformaciones culturales, de consecuencias desconcertantes, suscitan nuevos desafíos. La Iglesia no puede dejar de considerarlos en su misión de anunciar el Evangelio”. (Presencia de la Iglesia en la Universidad y en la cultura universitaria,

1) La Pastoral Universitaria representa para la Iglesia uno de los desafíos contemporáneos que los obispos de América Latina en el documento de la Conferencia de Aparecida, en el Número 343 resaltaban con suma importancia: “Es necesaria una pastoral universitaria que acompañe la vida y el caminar de todos los miembros de la comunidad universitaria, promoviendo un encuentro personal y comprometido con Jesucristo, y múltiples iniciativas solidarias y misioneras. También debe procurarse una presencia cercana y dialogante con miembros de otras universidades públicas y centros de estudio”.

Aparecida invita a ubicar la Pastoral Universitaria en el centro mismo de los procesos universitarios y a situarse en el corazón del proyecto educativo universitario. Se insiste en que la Pastoral universitaria no sea un sobreañadido de los procesos académicos, sino que busque una cultura evangelizada a través de la inculturación del Evangelio inspirada en el mensaje de Jesucristo, a través de las variables propias de la Universidad.

¿Qué no es la Pastoral Universitaria? Dada la profunda tentación de extrapolar miradas y visiones de otras formas de hacer pastoral con escenarios y horizontes diferentes, conviene precisar las diferencias sustanciales con estilos de pastoral arraigados en realidades diversas a la universidad.

La Pastoral Universitaria no es pastoral parroquial. La Parroquia propone y tiene unas variables diferentes en tiempos y estructuras a la Universidad. Aunque las nuevas realidades de lo urbano cuestionan e interrogan profundamente a la Parroquia, la universidad requiere de formas y respuestas originales que no trasladen los procesos propuestos desde la parroquia y superen así lo puramente sacramental y litúrgico para aterrizar en ofertas pastorales desde las lógicas universitarias.

La Pastoral Universitaria no es pastoral sacramental. Aunque algunas realidades de la Iglesia inscriben la labor pastoral en lo sacramental no le compete a la Pastoral de la Universidad suscitar procesos sacramentales cuyo ambiente ideal supone comunidades de vida cristiana, estables y permanentes. Una de las características actuales de la Universidad es el carácter “nomádico” de sus miembros por ello la oferta sacramental debe estar enmarcada en realidades pastorales que permitan vivir y asumir a profundidad lo que significa cada sacramento. Con procesos auténticos de fe y diálogo profundo entre el ser, la cultura y la fe los sacramentos de la Confirmación y la Reconciliación encuentran un lugar ambiente propicio en la universidad.

La Pastoral Universitaria no es Pastoral Juvenil. Si bien los jóvenes ocupan un lugar privilegiado en la Universidad, ellos no la definen ni la agotan. La Universidad actual presenta un espectro muy amplio de personas donde la investigación, la ciencia, las inteligencias las definen y no el concepto sociológico de Juventud. Los profesores, el personal administrativo, los investigadores, el personal de servicio son realidades propias de la universidad y requieren de una respuesta que supere la tentación de trasladar modelos concebidos en la pastoral juvenil, para dar paso a una pastoral de las inteligencias y la cultura.

La Identidad de la Pastoral Universitaria. En la Arquidiócesis de Bogotá, desde hace más de 40 años venimos en estudio y búsqueda constante para responder al llamado de la Iglesia de hacer presencia evangelizadora en el mundo universitario, por ello esta profundización nos ha llevado a determinar algunas notas característicasque le han dado a la Pastoral Universitaria su identidad en los diversos centros de educación superior, con matices y acentos diversos según carismas, personas y momentos: Una pastoral del Diálogo. Por la misma comprensión y concepción de la Universidad, la pastoral en ella ha de ser profundamente dialogante con las búsquedas de la verdad que acontecen al interior de la Universidad. La Antropología cristiana, la Filosofía y la Teología son ciencias fundamentales para un diálogo constructor y respetuoso. Este Diálogo ha de situarse en los lugares donde se construye y debate el saber con los argumentos y las personas idóneas para ello. La

Pastoral Universitaria supone hombres y mujeres capacitados para suscitar encuentro, convergencia y propuesta a un mundo expectante, crítico y en búsqueda como es la Universidad.

Una pastoral con las Inteligencias. En la universidad transitan intelectuales, investigadores, hombres y mujeres de ciencia que buscan, desde diversos ángulos, la Verdad. La Iglesia, a través de su pastoral en la universidad se sitúa también en búsqueda y en respuesta. La acción pastoral supone entonces lenguajes y formas que respondan a las variables y lógicas de quienes con rigor y profundidad interactúan en el mundo universitario. Una vez más se requiere de agentes pastorales capaces de entrar en un diálogo respetuoso e idóneo con las sensibilidades de la ciencia.Una pastoral de acompañamiento. Dar razón de la fe y proponer una fe “razonada” es otro reto y a la vez identidad de la Pastoral Universitaria. Como todos los seres humanos, quien transita por la universidad tiene interrogantes existenciales profundos y no son pocos los que buscan respuesta en su fe; sin embargo, por las dinámicas propias de la universidad y sus epistemologías, esta fe ser vulnerable ante los embates de la ciencia positivista. Le compete a la Pastoral Universitaria acompañar y apoyar a los universitarios que buscan y quieren vivir su opción cristiana.

Una pastoral de la creatividad. La universidad moderna se define en crecimiento y evolución constante. El mundo de la ciencia le da un status de modernidad asombrosa donde los avances de la tecnología encuentran en ella su punto de partida y de llegada. Por ello la Pastoral Universitaria no puede estar ajena a esta realidad y se concibe como profundamente dinámica y creativa para responder desde las lógicas del Evangelio en los lenguajes y formas de la Universidad. Esta es una pastoral donde pueden confluir las diversas y ricas posibilidades que cada ciencia y arte aportan para la interacción con el ser humano. La creatividad es a la vez reto y propuesta de una pastoral que se concibe con la ciencia y las inteligencias.

 

Una pastoral del servicio. La Iglesia se sitúa en la Universidad como servidora y acompañante. La arrogancia y añoranza de antaño han dado paso a la multiplicidad de ofertas donde el servicio es una carta de presentación del Evangelio encarnado. Se trata de anunciar desde el servicio y proponer el Evangelio desde el testimonio de hombres, mujeres y programas que expresen el compromiso de una Iglesia que sabe de los anhelos, sufrimientos, esperanzas, miedos y tristezas  del hombre actual.