18 June 2018
 

25 de diciembre 2017. Mensaje de navidad, Papa Francisco. Queridos hermanos y hermanas, feliz Navidad. Jesús nació de María Virgen en Belén. No nació por voluntad humana, sino por el don de amor de Dios Padre, que «tanto amó al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna» (Jn 3,16). Este acontecimiento se renueva hoy en la Iglesia, peregrina en el tiempo: en la liturgia de la Navidad,

24 de diciembre 2017. El Papa Francisco reflexionó sobre el Evangelio de la Anunciación antes del rezo del Ángelus y ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro. “Es una gran revelación que abre perspectivas inauditas”, aseguró Francisco. “El niño que nacerá de esta humilde joven de Nazaret será llamado Hijo del Altísimo: no es posible concebir una dignidad más alta que esta”, afirmó. El Papa destacó que la respuesta de María “es una frase breve, que no habla de gloria o de privilegio, sino solo de disponibilidad y de servicio”.

21 de diciembre 2017. En el mensaje navideño dirigido a los Cardenales y Superiores de la Curia Romana, pronunciado este jueves en el Palacio Apostólico, el Papa Francisco advirtió contra “las intrigas” dentro de la Curia y “los traidores” a la confianza que se les ha dado, y pidió comunión en torno a la figura del Pontífice para combatirlas. Queridos hermanos y hermanas: La Navidad es la fiesta de la fe en el Hijo de Dios que se hizo hombre para devolverle al hombre la dignidad filial que había perdido por culpa del pecado y la desobediencia.

20 de diciembre 2017. “La Eucaristía hace presente el misterio pascual” Audiencia del Papa Francisco. Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Hoy me gustaría entrar en el corazón de la celebración eucarística. La misa se compone de dos partes, que son la Liturgia de la Palabra y la Liturgia eucarística, tan estrechamente unidas entre sí que constituyen un solo acto de culto (cf. Sacrosanctum Concilium, 56; Instrucción General del Misal Romano, 28).