24 November 2017
 

CONFERENCIAS CONGRESO ARIQUIDIOCESANO DE LA PASTORAL FAMILIAR EN IBAGUÉ 16 Octubre 2011

PRIMERA ESEÑANZA: EL SECRETO DE NAZARET

11Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron.12Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios: a los que creen en su nombre (Jn1, 11-12).

40El niño crecía y se fortalecía, lleno de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él. 41Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. 42Cuando tuvo doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta […] 51Bajó con ellos y vino a Nazaret, y vivía sujeto a ellos. Su madreconservaba todas estas cosas en su corazón. 52Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres (Lc2, 40-41.51-52).

Castidad conyugal: "Amor triunfal de dos personas sexuadas".

Fuente: Tomás Melendo

Hablar de castidad en pleno siglo XXI puede parecer chocante y anacrónico. Tal vez porque, erróneamente, ese término suele aludir a un conjunto de negaciones del todo ajenas al amor, hasta acabar por identificarse con la pura y simple abstención del trato corporal.

Refiriéndola a los casados, y con palabras que recuerdan las antes citadas, la castidad conyugal sería °°°

Cómo enseñar a pensar a los hijos

Fuente: arvo.net

Autor: Luis Olivera

1. Lo primero es actuar de acuerdo con la verdad de las cosas. Enseñar a los hijos a no engañarse, a ser sinceros, a actuar con coherencia. “Podemos conocer la química cerebral que explica el movimiento de un dedo, pero eso no explica por qué ese movimiento se usa para tocar el piano o apretar un gatillo” (Marcus Jacobson).Y “no podemos abaratar la verdad” (F. Suárez), devaluando su valor, como si fuera época de rebajas. °°°

El edificio del Matrimonio

Por Antonio Rivero

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Quiero comparar el matrimonio a un gran edificio que se va construyendo día a día, minuto a minuto, segundo a segundo. El día del casamiento se pone el primer ladrillo. Y el día de la muerte, el último.

Del esposo y de la esposa, junto con los hijos, depende: · La solidez de ese edificio. · La belleza de ese edificio