22 September 2017
 

14 Febrero 2014.  Esta mañana el Papa Francisco en la plaza de San Pedro encontró a las miles de parejas de novios allí presentes, y respondió a algunas preguntas. A continuación las palabras del Santo Padre. Presentamos el texto completo de la primera pregunta.

Primera pregunta: El miedo del “por siempre” Santidad, muchos hoy piensan que prometerse fidelidad para toda la vida sea demasiado difícil. Muchos sienten que el desafío de vivir juntos por siempre es bello, fascinante, pero demasiado exigente, casi imposible. Le pedimos una palabra para iluminarnos sobre esto.

Ciudad del Vaticano, 13 de febrero de 2014 (Zenit.org) Rocío Lancho García  Son 20 mil los novios venidos de 28 países del mundo que se reunirán mañana con el Santo Padre en la plaza de San Pedro para celebrar la alegría del 'sí quiero para toda la vida'. En un mundo en el que parece que se ha perdido el sentido del sacramento del matrimonio o que los jóvenes tienen miedo al compromiso, aparecen parejas que quieren dar su testimonio y compartir la experiencia de vivir un noviazgo cristiano y hacerlo caminando junto a Dios. Para hablar de los desafíos que viven hoy en día las parejas, el tiempo de preparación al matrimonio y la función de la Iglesia de acompañamiento, ZENIT ha entrevistado a don Andrea Ciucci, coordinar del evento.

10 Noviembre 2013.  Que mal suena hoy en día la palabra disciplina, casi se le ha sacado del vocabulario. Estamos en una de las épocas donde muchos hijos son totalmente indisciplinados. Nadie sabe si son así porque no han sido educados apropiadamente, si es que están totalmente consentidos o es que los padres tienen miedo a que los hijos con la disciplina se traumen sicológicamente o les denuncien a la policía, y ahí sí que no hay ninguna discusión ni alegato, pues la razón siempre la tienen los hijos.

26 Octubre 2013 Discurso del Santo Padre, Jornada mundial de la Familia. “La familia vive la alegría de la Fe” Queridas familas, ¡'buona sera' y bienvenidas a Roma!  Han venido aquí como peregrinos desde muchas partes del mundo, para profesar la fe delante de la tumba de San Pedro. Esta plaza les acoge y abraza: somos un sólo pueblo, con una sola alma, convocados por el Señor, que nos ama y sostiene. Saludo también a todas las familias que están unidas a través de la televisión y de internet: una plaza que se extiende sin confines.

Quisieron llamar a este momento “¡La familia vive la alegría de la fe!”. ¡Me gusta este título!