24 November 2017
 

11 Julio 2012. "La verdad del amor humano. Orientaciones sobre el amor conyugal, la ideología de género y la legislación familiar" (Conferencia Episcopal Española)

1. El Concilio Vaticano II, de cuyo inicio celebraremos el 50º aniversario el próximo 11 de octubre, trató con particular atención del matrimonio y la familia[1], y recordó a todos que «una misma es la santidad que cultivan, en los múltiples géneros de vida y ocupaciones, todos los que son guiados por el Espíritu de Dios»[2]. En este mismo sentido, hace treinta años el papa Juan Pablo II, tras el Sínodo de Obispos sobre la misión de la familia, promulgó la exhortación apostólica Familiaris consortio (1981). Los obispos españoles, siguiendo las directrices de esta carta magna de la pastoral familiar, publicamos posteriormente los documentos: La Familia, Santuario de la Vida y Esperanza de la Sociedad (2001) y el Directorio de la Pastoral Familiar en España (2003). Con ellos, se pretendía aplicar en nuestras diócesis las enseñanzas y orientaciones pastorales del pontífice sobre el matrimonio y la familia

MARZO  2012   P. Vicente Gallo, S.J.

1. El Sacramento del Matrimonio

En la Carta a los Efesios se dice: “Someteos los unos a los otros en el temor de Cristo” (Ef 5, 21). San Pablo, manteniéndose en la cultura no sólo de su pueblo sino de todos los pueblos de su época, afirma que la mujer tiene que estar sometida a su marido. Pero desde su fe en Cristo, marca una diferencia radical a este respecto, diciendo que ha de ser “como al Señor Jesucristo, porque el marido es cabeza de la mujer como Cristo es cabeza de la Iglesia siendo el Salvador del Cuerpo” (Ef 5, 22-23).

Ese “someterse” ha de ser “como al Señor”, es decir, “como la Iglesia se somete a Cristo”: para dejarse amar, para dejarse salvar como Cuerpo, para dejarle que él como Esposo haga de ella una °°