17 October 2018
 

15 de enero 2017 “Jesús es el Cordero que quita el pecado del mundo” Ángelus Regina coeli, Papa Francisco. Queridos hermanos y hermanas. En el centro del Evangelio de hoy (Jn 1, 29-34) está la palabra de Juan el Bautista: “Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (v. 29). Una palabra acompañada por la mirada y el gesto de la mano que le señalan a Él, Jesús. Imaginamos la escena. Estamos en la orilla del río Jordán.

4 de diciembre 2016. No podemos callar. Padre, Mario García Isaza. Formador seminario mayor, Ibagué, Colombia. El libro de los Hechos de los Apóstoles, en el capítulo IV, pone en labios de San Pedro esa frase lapidaria. Amenazados, conminados para que no anunciaran a Jesucristo ni difundieran su fe, los Apóstoles dicen: tenemos que obedecer a Dios, no a los hombres; no nos podemos callar. Me vienen a la mente la afirmación y la actitud de esos maestros, ante lo que está aconteciendo en nuestra querida patria; ante la forma en que un gobierno deliberadamente ciego, y sin sustento de legitimidad, sigue atropellando los sentimientos y las decisiones de la mayoría de los ciudadanos,

11 de noviembre 2016. El amor del cristiano es concreto, no es el amor ‘superficial’ de una telenovela. Lo indicó este viernes el papa Francisco en la misa matutina en la Casa Santa Marta, advirtiendo sobre las ideologías que ‘desengranan a la Iglesia’, reiterando que el criterio del amor cristiano es “la encarnación del Verbo”.

Hoy 2 de noviembre, en la conmemoración de todos los fieles difuntos, se puede ganar una indulgencia plenaria para el alma de un ser querido, familiar o amigo, que se encuentra en el purgatorio. El Papa Francisco explicó el 30 de octubre de 2013 que tanto los santos interceden ante Dios por nosotros, como nosotros podemos rogar al Señor por las almas del purgatorio.